Objetivismo.org

Lo que debemos celebrar el Día de la Raza

Día de la Raza (Columbus Day, o «Día de Colón» en los Estados Unidos).

«Colón debe ser ensalzado, porque al hacerlo estamos ensalzando la civilización occidental. Pero sus críticos no quieren concederle tal honor porque lo que realmente quieren es denigrar los valores de la civilización occidental y glorificar el primitivismo, el misticismo y el colectivismo que permea las culturas tribales de los indios americanos.»

+ + +

Para los «políticamente correctos», el 12 de octubre no es motivo de celebración. Al contrario, ven la llegada de Cristóbal Colón en 1492 como una ocasión para estar de luto. Han llorado, han atacado, y han intimidado a las escuelas en Estados Unidos para que sustituyan las celebraciones del Día de Colón con días de «diversidad étnica». La opinión políticamente correcta es que Colón no descubrió América, porque ya había gente viviendo aquí durante miles de años. Peor aún, se dice, el principal legado de Colón es muerte y destrucción. Colón es habitualmente vilipendiado como un símbolo de la esclavitud y el genocidio, y la celebración de su llegada se equipara con la celebración de Hitler y el Holocausto. Los ataques a Colón no presagian nada bueno, porque el verdadero objetivo de sus atacantes es la civilización occidental. ¿Colón «descubrió» América? Sí, en todos los aspectos importantes. Eso no quiere decir que ningún ojo humano había visto América antes de que Colón llegara; quiere decir que Colón llevó América a la atención del mundo civilizado, es decir, a las crecientes civilizaciones científicas de la Europa Occidental.

El resultado, en última instancia, fueron los Estados Unidos de América. Fue el descubrimiento de Colón para Europa Occidental lo que llevó a la afluencia de ideas y personas sobre las que se fundó esta nación, y sobre las que todavía descansa. La apertura de América trajo las ideas y los logros de Aristóteles, Galileo, Newton, y de los miles de pensadores, escritores e inventores que siguieron.

Antes de 1492, lo que hoy es Estados Unidos estaba escasamente habitado, sin usar y sin desarrollar. Sus habitantes eran principalmente cazadores y recolectores, vagando por la tierra, con una precaria vida de subsistencia diaria. Durante miles de años no hubo prácticamente ningún cambio, ningún crecimiento. Con raras excepciones, la vida era rigurosa, brutal y corta: no existía la rueda, ni el lenguaje escrito, ni la división del trabajo; había poca agricultura y escaso asentamiento permanente, aunque sí había interminables y sangrientas guerras. Fueran cuales fueran los problemas que la vilipendiada cultura occidental trajo, también trajo enormes e inimaginables beneficios, sin los cuales la mayoría de los indios de hoy serían infinitamente más pobres o ni siquiera estarían con vida.

Colón debe ser ensalzado, porque al hacerlo estamos ensalzando la civilización occidental. Pero sus críticos no quieren concederle tal honor, porque lo que realmente quieren es denigrar los valores de la civilización occidental y glorificar el primitivismo, el misticismo y el colectivismo que permea las culturas tribales de los indios americanos. Denuncian la glorificación de Occidente como «eurocentrismo». Según ellos, debemos abandonar nuestra reverencia por la civilización occidental y sustituirla por el multiculturalismo, considerando a todas las culturas como moralmente iguales. Pero éstas, de hecho, no lo son.

Algunas culturas son mejores que otras: una sociedad libre es mejor que la esclavitud; la razón es mejor que la fuerza bruta como forma de tratar con otros hombres; la productividad es mejor que el estancamiento. De hecho, la civilización occidental representa el hombre en su cúspide. Representa los valores que hacen posible la vida humana: la razón, la ciencia, la autosuficiencia, el individualismo, la ambición, el logro productivo. Los valores de la civilización occidental son valores para todos los hombres: trascienden género, raza y geografía. Debemos honrar la civilización occidental, no por la razón etnocéntrica de que algunos de nosotros por coincidencia tenemos antepasados europeos, sino porque es la cultura objetivamente superior.

Detrás del colectivismo político de la chusma que está contra Colón hay una visión racista de la naturaleza humana. Afirman que la identidad de cada uno es principalmente étnica: si uno piensa que sus antepasados eran buenos, supuestamente se sentirá bien consigo mismo; si piensa que sus antepasados eran malos, supuestamente sentirá odio hacia sí mismo. Pero eso no funciona; los logros o fracasos de sus antepasados son absolutamente irrelevantes para el valor real de cada individuo como persona. Sólo la falta de sentido de la propia individualidad le lleva a uno a buscar en otros lo que pasa por un sentido de identidad. Ni las obras ni las faltas de otros son las de uno, y uno no puede ni aceptar crédito ni culpa por lo que otro haya decidido hacer. No hay logros raciales ni fracasos raciales, sólo logros individuales y fracasos individuales. Uno no puede heredar valor moral ni vicio moral. La «autoestima por medio de otros» es una contradicción.

Ahí está la farsa de «preservar el patrimonio de uno» como un objetivo racional en la vida. Ahí está el cruel engaño de la «educación multicultural» como antídoto contra el racismo: ella seguirá creando más racismo.

El individualismo es la única alternativa al racismo políticamente correcto. Debemos reconocer que cada persona es una entidad soberana con poder de elección y con juicio independiente. Ése es el valor incuestionable de la civilización occidental que ha de ser proclamado con orgullo.

# # #

Por Michael S. Berliner, Ph.D., Profesor del Ayn Rand Institute

Traducido, editado y publicado por Objetivismo.org con permiso del autor. Derechos reservados.

# # #

avatar
42 Hilo de comentarios
4 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
29 Autores de comentarios
!sllsAndrésAlbertoJoran MartínezMay Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Andrés
Andrés

Y los españoles si se impusieron a la fuerza, eso ya se demostró. ¿que eso no es contrario al objetivismo pregonado por Ayn Rand ?

Andrés
Andrés

La conquista Española, también trajo a la religión católica y toda su podredumbre, ¿Porqué no hablan de eso ?

1 9 10 11

Ayn Rand

La imaginación del hombre no es más que la capacidad de reordenar las cosas que ha observado en la realidad.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas