Chávez, rey de la corrupción

Archivado en: , , , 9 Comentarios

 

Transparency International ha nombrado a Venezuela el país más corrupto del hemisferio, igualando a Haití y superando los niveles de Paraguay y Nicaragua. Con una bonanza petrolera de 1 billón de dólares, estamos hablando de un botín enorme.

La Venezuela de Hugo Chávez entró de lleno en la era de los altos precios del petróleo en 1998, al reducir la producción y conseguir que el país se encontrara con ganancias de nada menos que 1.125 billones de dólares, al dispararse los precios del petróleo desde $9 por barril a más de $100.

Eso es extraño, dado que Venezuela sigue siendo un tugurio infernal de criminalidad, cuyas enormes chabolas y millones de gente empobrecida no ofrecen ni un ápice de evidencia de que la prosperidad se esté propagando. Otros países, incluso países pésimos como Ecuador, han adecentado sus ciudades usando los ingresos del petróleo.

No ha sido así con el gobierno bolivariano de Chávez. Pese a las afirmaciones de haber gastado $300 mil millones en programas sociales, lo único que les está ofreciendo a los ciudadanos es más pobreza.

Esto plantea preguntas sobre adónde exactamente ha ido ese dinero, y para ello el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparency International, que esta semana colocó a Venezuela en el puesto 165 dentro del ranking de 176 países, nos da pistas útiles.

TI informa que el soborno, la malversación, el clientelismo, el nepotismo, el conflicto de intereses y el aumento artificial del valor de las compras en contratos del sector público, todos ellos son grandes fuentes de corrupción.

Todos ellos son crímenes cometidos en la oscuridad, que es la antítesis de la transparencia, y Chávez ha expandido el sector público en más de un 25% durante su régimen.

No es de extrañar que falten tantos miles de millones.

El presupuesto de Venezuela es secreto, sus ingresos petrolíferos son secretos, sus mecanismos electorales son secretos, y sus medios de comunicación están en su mayor parte bajo el control del gobierno. Los denunciantes son castigados con penas draconianas. En cuanto a la salud del presidente, quien al parecer se está muriendo de cáncer. . . bueno, eso también es un secreto.

Mientras tanto, una organización no gubernamental del Reino Unido, Tax Justice Network, informó que aproximadamente unos 400 mil millones de dólares de capital venezolano ha huido a bancos extranjeros.

Sin duda, gran parte de él es dinero del petróleo, dada la falta de actividad económica significativa en el país.

El experto venezolano en petróleo, Gustavo Coronel, indica que unos 1.500 banqueros vinculados al gobierno y otras élites del gobierno han logrado agarrar por lo menos unos 95 mil millones de dólares de esa bonanza, mientras que el gobierno ha despilfarrado miles de millones más en la compra de armas, en darle petróleo «gratis» a Cuba, en importaciones de alimentos y ahora en petróleo refinado, y en los derroches asociados con las recién nacionalizadas industrias estatales.

La lección que podemos sacar de todo esto es que grandes cantidades de dinero en manos de dictadores no es lo que crea riqueza, lo único que crea es corrupción. El descenso de Venezuela hasta el mismísimo fondo en el ranking de TI es una prueba más de su masiva caída en espiral.

# # #

Publicado en Investors Business Daily en diciembre 2012.

Más detalles (en inglés) sobre la corrupción en Venezuel aquí.

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: diciembre 7, 2012 8:02 pm

9 Comentarios

9 Comentarios

9 respuesta a “Chávez, rey de la corrupción”

  • Abraxas says:

    Tanto tiempo sin comentar por acá.

    En parte porque he preferido aprovechar mi tiempo; he decidido invertirlo en estudio y trabajo. Pero desde hace meses he estado digiriendo las verdades objetivistas, sobre todo por el hecho de que todos actuamos de modo egoísta por la propia felicidad.

    Y quizás ese sea el rasgo más triste de nosotros los venezolanos. Vivimos engañados en querer aparentar que vivimos basados en una sociedad altruista, en la cual el enemigo espiritual subyace sobre el «antivalor» del egoísmo. Todos pensamos eso y actuamos en consecuencia , pero en el fondo también sabemos todos que la única manera de ser felices es «realizar actos por el bien propio» lo que nos lleva a una pequeña contradicción sobre la que se basa todo nuestro sistema de valores. Somos pues «una gran sociedad que le rinde culto a la amistad» pero tenemos los talones hechos de barro. Acá es común ver que la amistad se basa no en el interés desinteresado en las virtudes de la otra persona, como se proclama debería ser, sino en sus valores y en lo que puede beneficiarnos.

    No creo que los venezolanos sean diferentes a otros ciudadanos del mundo. Pero, aunque me cueste reconocerlo: En Venezuela también es la hipocresía la que manda.

    Venezuela es un país profundamente corrupto. Y es un país en donde circula muchísimo dinero; lo que empeora las cosas. Además, es un país sin un gobierno real. A pesar de que poseemos una democracia (supuestamente) participativa, la inmensa mayoría se limita sólo a votar como cumplimiento de las obligaciones políticas de cada quien. Si quieres conocer un estado anárquico, ven a Venezuela.

    No me sorprende que al Sr. Alessio le hayan dicho en tono acusatorio que es «demasiado honesto»; a mí también me han dicho que soy «demasiado noble». Acá esos valores se han trasformado en contra-valores porque atentan en contra de la felicidad de la persona. Y no es algo que este en la naturaleza venezolana únicamente. Otras personas del mundo cuando deciden venir a vivir acá deben adaptarse a este sistema, pues es el contexto el que determina (en gran medida) el modo en como actúa un individuo.

    Para nada es un secreto que en Venezuela existe un mercado paralelo que es el que realmente determina la inflación que se vive en el país. En Venezuela en los últimos 5 años la inflación a aumentado en promedio más del 20% cada año. Esos números sólo se explican por la cantidad de dinero que acá circula. Una de las razones por la cual aumenta la inflación de un lugar es porque al haber tanto dinero en la calle automáticamente aumentan los precios; todo el mundo lucha por obtener una tajada más grande del dinero que circula aumentando el precio de los productos y/o servicios que ofrece.

    La sociedad venezolana es altamente consumista, como toda sociedad promedio. La mayoría de la población, como en toda sociedad capitalista, gana solo un poco más que el salario mínimo. Estas dos características sumadas a la excesiva liquides han generado que no solo exista un mercado paralelo con los dólares, sino un mercado paralelo para prácticamente todo. Y el hecho que no haya gobierno solo empeora las cosas pues las instituciones públicas están plagadas de los “mejores” especuladores. Si necesitas sacar un documento paga “la vacuna” que te pide el funcionario público, de lo contrario pudrete esperando los bochornosamente largos tiempos de esperas a los que te veras sometido.

    Para tener una vida promedio (una vida promedio acá implica grandes gastos y lujos que un salario mínimo no cubre) en Venezuela es necesario ser un gran especulador pues esa es la conducta generalizada. Ser “grandes especuladores” siempre ha sido la principal característica de los tan mentados y vilipendiados burgueses. Pero estos burgueses, en general, especulaban con unos pocos productos de relativo valor. Ahora se especula con todo, incluso con la justicia.

    Un escenario como este sólo se concebía en el infierno. Ahora existe.

  • Rubén says:

    Es lamentable chávez no solo en venezuela sino en latinoamérica hojala se M….ra Saludos de Guatemala un país que le otorgó la orden del quetzal el máximo reconocimiento que otorga el país en el gobierno de alfonso portillo un presidente que actualmente se encuentra preso.

  • Mark says:

    Arturo, te aseguro que no hace falta irse hasta Venezuela para presenciar las cosas que dices, Aquí en Galicia (noroeste español) los hay que se ríen de mí por comprar discos, libros y aplicaciones para mi iPhone. Todos ellos usan software pirata y a la vez critican despectivamente a los creadores de ese software. Yo muchas veces les digo: Si tanto odiáis a Bill Gates, para qué usáis su software? No es esto una contradicción? Se quedan sin habla y sus caras lo dicen todo.

    Aquí el Gobierno local ha hundido los negocios de los gimnasios y spa’s privados porque han construido un spa público que hoy día es un monopolio. Prácticamente toda la gente de mi edad en mi entorno (Trabajo en IT) son tipos OWS (Occupy Wall Street), aquí se les suele denominar como «progres» (ironía de «progresistas»)

    Esta situación es infernal e intolerable pero lo que me anima y da fuerzas es que la visión objetivista del mundo es más poderosa, porque es la correcta, aunque el 99% del mundo opine lo contrario. Algún día, en el futuro lejano, la gente recordará todos estos hechos actuales como nosotros recordamos las prácticas medievales. Debemos trabajar en el presente para ese día sea finalmente posible.

  • JUAN ANTONIO says:

    Señor Artuto, mis sinceras felicitaciones por ser como es, simplemente eso, en una sociedad como la Venezolana actual, totalmente podrida, como bien dice godmino. Yo soy Canario y aquí también hay una enorme corrupción que asfixia sobremanera a toda la población. Es una pena que gran parte de la sociedad prefiera venderse por un plato de lentejas a vivir honestamente y luchando por su bienestar. Si los políticos hacen lo que hacen y estan donde están, es porque el 80% de la gente los vota. Esa es la triste realidad, no me vale la teoría del mal menor, es intrínsecamente estúpida. Esa teoría siempre aconseja acabar votándo por el menos malo, pero aparentemente menos malo era el PP del señor Rajoy, y ya vemos en tan sólo un año el desastre que ha ocasionado y lo que te rondaré morena. Concienciar a la gente, sacarla de la miseria intelectual en la que vive, minar las bases falsas del colectivismo, es una parte de lo que todos deberíamos hacer, si pensamos de verdad en que este mundo sea mejor en las próximas décadas. Es la lucha de David contra Goliat, pero hay ocasiones en las que el pez grande no se come al chico, el pez grande muere porque se atraganta.

  • Arturo Alessio says:

    Así es Miguel, personas odiosas y envidiosas las hay por doquier y hay que manejarlas con cuidado. Personalmente me había propuesto marcharme a los EEUU por razones que ya conocemos muy bien, según estuve analizando no será tarea fácil por todo el papeleo, el tiempo que tardaré en dominar el idioma y conseguir el permiso del gobierno para que me otorguen dólares y organizar todo a mi llegada pero será una cuota mínima a pagar en comparación a la podredumbre tribal con la que estoy lidiando actualmente, aquí es cuestión de no perder la calma y apuntar alto.

    Gracias por sus buenos deseos, y por cuidar de sí mismos ya que me beneficio mucho de sus aportes.

  • Arturo Alessio says:

    Parte del impacto que ha tenido el colectivismo en este país se manifiesta en muchas partes y de muchas formas, y lo experimento casi a diario. Por ejemplo, la música que suena si no es populista por lo menos carece de arte según la definición objetivista, con algunas salvedades claro está. Leí en un artículo además que Venezuela es uno de los países con más plagio y «piratería» en el mundo, y es correcto. Aquí es común comprar un ordenador y pagarle a un buhonero para que le instale a uno varios programas piratas, o comprar un teléfono y hackearlo para colocarle aplicaciones sin pagar por ellas. Robar, como prefiero decirle. Las personas incluso se ha burlado de mí por adquirir productos originales ya que simplemente no les parece correcto. Hace poco me dijeron que era «demasiado honesto» en tono acusatorio (?)

    Y bueno, por no extenderme más, que reconozco estar siendo pragmático pero solo quería exponer la realidad que yo particularmente estoy viviendo aquí y bajo el socialismo de Chávez, tengo que decir que psicológicamente es muy molesto y a veces hasta deprimente vivir de este modo. Todo lo que quería hacer cuando empecé a estudiar mi carrera con ilusión era eso, estudiar mi carrera con ilusión, pero cada vez es más el tiempo y las energías que he debido invertir en defenderme de personas que quieren mis logros y que me acusan de hacer bien las cosas. Por ahí está circulando una frase, cuyo autor es la agrupación humorística de Les Luthiers, que dice lo siguiente y que lo cito por lo contradictorio e irónico de su mensaje, que viene muy bien en representar lo que sucede en este país: «Los honestos son inadaptados sociales».

    • godmino says:

      Arturo: Excelente. Muy clara y trágica la realidad que relatas. Quien no vive en ese entorno no consigue hacerse a la idea de lo frustrante que debe ser lidiar con ella cada minuto del día. Llega un momento que hay que plantearse seriamente el ir a vivir a otro país; aunque el colectivismo está en todos lados, al leer tus comentarios nos damos cuenta que aún hay diferencias entre países. Nuestros mejores deseos para que triunfes, con o sin Venezuela.

      He añadido un link (en inglés) al artículo, con más detalles y referencias, http://wikis.lib.ncsu.edu/index.php/Venezuelan_Corruption, que muestra que el país entero está podrido. Destaca un comentario de un político venezolano: «Los venezolanos son corruptos porque no tienen ninguna razón para no serlo.»

  • Arturo Alessio says:

    Paso a exponer lo que pienso sobre este tema ya que soy venezolano y puedo relatar algunas cosas (unas pragmáticas y otras no tanto) «desde adentro»:

    Lo que se ha dicho de Chávez en este artículo es bastante fidedigno puesto que día a día me ha tocado vivir las consecuencias de sus actos. Hace poco tiempo, durante su supuesta reelección yo salí a votar por el candidato presidencial opuesto, y no porque realmente estuviese de acuerdo con su postura política, sino porque no se me ofrecía ninguna otra elección. La candidata con cuya ideas políticas yo realmente simpatizaba simplemente se esfumó del mapa cuando los venezolanos, dentro de la ignorancia colectivista, decidieron escoger al candidato más parecido a Chávez en sus ideas, y ya no tan parecido en cuestiones de rasgos de personalidad (era bastante «simpático»), razón por la cual el objetivo se convirtió no en buscar el mejor presidente, sino simplemente en sacar al que teníamos y seguimos teniendo.

    En fin, y para dar una idea de lo que experimenté ese día de la reelección de Chávez a la presidencia, estando en mi casa pude ver por la ventana de mi habitación como un simpatizante del gobierno en moto linchaba a otra persona en la calle y luego se daba a la fuga. Yo mismo, que no regresé a mi casa sino hasta después de que se anunciaran los resultados del escrutinio tuve que hacer de oídos sordos a un borracho que venía pegándome gritos detrás acusándome de «Imperialista y burgués por tener una maraca de carro» (palabras textuales), y otro par de eventos que no vienen mucho al caso. Me pregunto si aquel borracho sabrá realmente todo lo que tuve que aprender, juzgar, planear y trabajar para conseguir esa «maraca de carro» como él llama. Esa noche la pasé en vela pensando que me podrían partir los vidrios del carro o simplemente robármelo (es común en Venezuela). Los que tenemos propiedades aquí tenemos que invertir grandes cantidades de energía en ser cautelosos para protegerlas por nuestros propios medios, porque el sistema político difícilmente te protege si recurres a él.

    Yo que soy estudiante de Arquitectura, he tenido la oportunidad de trabajar como pasante en una corporación privada (jamás buscaría una pública) y todo lo que escuché mientras estuve ahí fue que los trabajadores se sentían desesperados por que iban a perder sus trabajos a causa de que la compañía había anunciado su retirada del campo inmobiliario venezolano, porque el gobierno acaparó materiales críticos de construcción y no se les concedía permisos para comprarlos.

    Por su parte, otro futuro colega me dijo que había hecho su pasantía con el gobierno y que todo lo que aprendió fue a tratar con corruptos. «tengo un master en corrupción» me decía el hombre… Incluso sé de una tutora de tesis que obligaba a sus alumnos a falsear la información de sus tesis para que nadie se enterara de ciertos aspectos oscuros de esta supuesta libertad.

    Esto en cuanto al gobierno; en cuanto a los ciudadanos (algunos; no puedo decir que todos o la mayoría), he notado que quienes más «tranquilos» se sienten (al menos es lo que aparentan) dentro de este panorama son normalmente aquellos que prostituyen voluntariamente sus valores con los de otras personas que valoran exactamente lo contrario. De este modo aquí se ve mucho a hombres que dicen amar a sus mujeres y que al mismo tiempo se están acostando con las mujeres de sus amigos. Francamente me siento torturado al tener que tratar con ese tipo de personas porque a parte de desperdiciar mi tiempo haciéndolo, le hacen daño a personas que no tienen idea de lo que está sucediendo.

  • Martin Mumbru says:

    muy buen articulo !

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»