Objetivismo.org

Nominalismo

Los “nominalistas”… sostienen que todas nuestras ideas son sólo imágenes de concretos, y que las abstracciones son simplemente “nombres” que damos a agrupaciones arbitrarias de concretos en base a vagas semejanzas… (También existe la posición nominalista extrema, la moderna, que consiste en declarar que el problema [de los universales] es un tema sin sentido, que “realidad” es un término sin sentido, que nunca podemos saber si nuestros conceptos se corresponden a algo o no, que nuestro conocimiento consiste en palabras, y que las palabras son una convención social arbitraria).

# # #

Negando que los conceptos tengan una base objetiva en los hechos de la realidad, los nominalistas declaran que la fuente de los conceptos es una decisión humana subjetiva: los hombres seleccionan arbitrariamente ciertas características para que sirvan de base (los “esenciales”) a una clasificación; a partir de ahí, ellos están de acuerdo en aplicar el mismo término a cualquier concreto que resulte exhibir estos “esenciales”, da igual lo diversos que sean esos concretos en otros aspectos. Desde ese punto de vista, el concepto (el término) significa sólo aquellas características inicialmente decretadas como siendo “esenciales”. Las otras características de los concretos subsumidos no tienen ninguna conexión necesaria a las características “esenciales”, y están excluidas del significado del concepto.

Observa que, a la vez que condenan la visión mística de Platón sobre el significado de un concepto, los nominalistas adoptan la misma visión en una versión escéptica. Condenando la dicotomía esencia-accidente como siendo implícitamente arbitraria, ellos instituyen un equivalente explícitamente arbitrario. Al condenar la selección “intuitiva” de esencias de Platón como un subjetivismo disfrazado, ellos rechazan el disfraz y adoptan el subjetivismo como su teoría oficial: como si un vicio oculto fuese atroz, pero uno descaradamente osado fuese racional. Al condenar las esencias determinadas sobrenaturalmente de Platón, ellos declaran que las esencias están determinadas socialmente, transfiriendo de esa forma a la provincia del capricho humano lo que había sido una vez la prerrogativa del reino divino de Platón. El “avance” de los nominalistas sobre Platón consistió en secularizar su teoría. Secularizar un error sigue siendo cometerlo.

Su forma, sin embargo, cambia. Los nominalistas no dicen que un concepto designa sólo la “esencia” de una entidad, excluyendo sus “accidentes”. La versión secularizada que ellos presentan es: Un concepto es sólo una etiqueta abreviada para las características establecidas en su definición; un concepto y su definición son intercambiables; un concepto significa sólo su definición.

Es el enfoque platónico y nominalista a la formación de conceptos, expresado en puntos de vista como esos, lo que da lugar a la teoría de la dicotomía analítico-sintética.

# # #

La visión nominalista de que un concepto es simplemente una etiqueta abreviada para su definición representa un profundo fracaso en comprender la función de una definición en el proceso de formación de conceptos. El castigo por ese fracaso es que el proceso de definición, en manos de los nominalistas, logra exactamente lo contrario de su verdadero objetivo. El objetivo de una definición es mantener un concepto diferente a todos los demás, mantenerlo conectado a un grupo específico de existentes. Desde el punto de vista nominalista, es precisamente esa conexión la que es cortada: en cuanto un concepto es definido, deja de designar a existentes, pasando a designar, en vez de eso, sólo a las características definitorias.

Y hay más: en una visión racional de las definiciones, una definición organiza y condensa —y de esa forma ayuda a retener— una riqueza de conocimiento sobre las características de las unidades de un concepto. Desde el punto de vista nominalista, es precisamente ese conocimiento lo que es descartado cuando uno define un concepto: en cuanto una característica definitoria es elegida, todas las demás características de las unidades son eliminadas del concepto, el cual se reduce a significar simplemente la definición. Por ejemplo, mientras el concepto de “hombre” que tiene un niño sea retenido de manera ostensiva, el niño sabe que el hombre tiene una cabeza, dos ojos, dos brazos, etc.; desde el punto de vista nominalista, en cuanto el niño define “hombre”, él descarta todo ese conocimiento; a partir de ese momento, “hombre” significa para él solamente: “una cosa con racionalidad y animalidad”.

Desde la perspectiva nominalista, el proceso de definir un concepto es un proceso de desconectar el concepto de sus referentes, y de evadir sistemáticamente lo que uno sabe sobre sus características. La definición, justamente la herramienta que está diseñada para promover la integración conceptual, se convierte en un agente de su destrucción, en un medio de desintegración.

# # #

Fuentes:
“Prólogo a la primera edición”, Introducción a la epistemología Objetivista

 Leonard Peikoff, “La dicotomía analítico-sintética”, Introducción a la epistemología Objetivista

 # # #

avatar
  Suscríbete  
Informarme de

Ayn Rand

No confundas altruismo con amabilidad, buena voluntad, o respeto por los derechos de otros. Estas no son causas primarias sino consecuencias, las cuales, de hecho, el altruismo hace imposibles.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Ayn Rand: Filosofía, Razón y Emociones

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas