Obama, inmigración, y la Constitución

Archivado en: , , , 10 Comentarios

 

Obama inmigracion constitucionComo habrás oído en las noticias, el presidente Obama ha tomado la decisión unilateral de negarse a ejecutar ciertas disposiciones de la ley de inmigración de Estados Unidos. Aunque yo me opongo a esas leyes, he de concluir que está completamente errado el que el Presidente, en efecto, asuma la tarea del Congreso y haga lo que le venga en gana.

Aplicar las leyes de forma selectiva equivale a que no haya leyes. Hitler podría haber acabado con los judíos simplemente anunciando que no procesaría a nadie que matara a un judío.

Dicen que otros presidentes, incluído Reagan, hicieron cosas parecidas al amparo de lo que llaman “discreción procesal”. Pero ese no es un argumento válido. O esas acciones anteriores eran diferentes (por lo menos en grado), o encarnan el mismo principio bajo el cual Obama está actuando ahora: el principio de que el Presidente es quien puede hacer las leyes. Si las acciones anteriores son diferentes, entonces es irrelevante citarlas; si son las mismas que las de Obama, entonces significa simplemente que las acciones anteriores también estaban erradas.

El presidente Obama ha dicho en varias ocasiones que él no podía hacer y que nunca haría lo que ahora de repente acaba de hacer, y sin embargo, ahí lo tienes.

Si las leyes de inmigración son, como yo mantengo, violaciones de derechos individuales, le corresponde a los tribunales decidir eso, y no al presidente. El presidente jura su cargo como pide la Constitución:

“Juro solemnemente que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos, y que, al máximo de mi capacidad, preservaré, protegeré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos”.

La oficina del Presidente está ahí para ejecutar las leyes, así que esto es un formidable abuso de poder por parte del Presidente. No importa que la inmigración libre sea un derecho y no deba ser ilegal: no es la tarea del Presidente decidir qué leyes son correctas o incorrectas. Y el asunto de la separación de poderes – ejecutivo, legislativo y judicial – es un asunto mucho más fundamental que la inmigración. ¿Qué dirían los izquierdistas, pregunta The Wall Street Journal, si un presidente republicano se negara a obligar al pago de impuestos?

Aunque las leyes anti-inmigración sean una píldora muy amarga de tragar, en este caso estamos obligados a condenar de la forma más enérgica posible ese enorme abuso de poder presidencial.

# # #

Por Harry Binswanger, traducido y publicado con permiso del autor. Originalmente publicado en su foro en noviembre del 2014.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

 

Publicado por: noviembre 22, 2014 11:59 am

10 Comentarios

10 Comentarios

10 respuesta a “Obama, inmigración, y la Constitución”

  • Ray Padrónoi8u +ó+ says:

    El asunto de trasfondo que yo veo es en esencia la defensa de la posibilidad de un tener un país cuya vocación sea la de proclamar los derechos individuales como criterio objetivo de las leyes, recobrando tal espíritu plasmado originalmente en la Constitución de los Estados Unidos. Me explico: cuando estamos ante un escenario actual irregular en el que el nivel de arbitrariedades con vocación estatista, las leyes abiertamente inconstitucionales, el grado de intromisión del gobierno en asuntos de índole personal, los derechos o supuestos derechos creados o conculcados en mayor o menor grado por mayorías producto de un sistema en donde tener los votos suficientes determina quién va a poder nombrar a los jueces de la Suprema Corte así como los alcances de una ley y la posibilidad de apelar ante un fallo, amén de poner los verdaderos derechos a subasta de las ocurrencias del momento o los caprichos del grupo gobernante en turno como parece ser la tendencia actual en América (ejemplo claro de todo lo anterior es la instauración de Obamacare), resulta justo por principio y sensato por protección el pedir que no se decreten amnistías a extranjeros con miras a que sean ellos quienes a mediano plazo puedan incidir en las decisiones fundamentales de una nación cuyo mayor logro dado al mundo en materia política es la libertad del individuo mediante un gobierno limitado. Es el hacer efectiva la soberanía sobre el propio país basado en la división y contrapeso de poderes para evitar más abusos y contradicciones internas en un intrincado sistema legal tendiente a degenerar. Cuando a personas que han entrado al país de las cuales se desconoce su origen, intenciones, antecedentes o condición sanitaria, que además ignoran sus instituciones, burlan su seguridad y exigen dictar las prioridades de la agenda nacional en momentos en que el ébola, el terrorismo, el tráfico de humanos y el crimen organizado son amenazas reales, es impensable dejar la política migratoria a criterios pura y llanamente “humanitarios” por encima de su constitucionalidad u objetividad. Si el gobierno no resguarda las fronteras desdibujando su existencia, queda desdibujado por ende el concepto de gobierno legítimo.

  • Libertario Salta says:

    Estimado Omingod, ahora veo cuál es tu visión sobre un presidente que se niega a actuar bajo la ley: un dictador. Ciertamente no es lo mismo que un simple ciudadanos común ejercitando su derecho a la resistencia civil. Estamos de acuerdo.

    Apoyo totalmente tus conceptos sobre inmigración, y estoy de acuerdo en las pocas expeciones que planteas. El problema es que últimamente pienso muy muy poco en leyes positivas. Será que en mi país (Argentina), tenemos tantas leyes que he llegado a aborrecerlas. Paralelamente, vengo leyendo a Rothbard, bastante despacio como para digerirlo, y me convence cada día más. Eso aumenta mi descrédito para con cualquier sistema de gobierno. Voy a repasar los artículos que dices, que ya leí en su momento. De todas formas, creo que nuestras diferencias no son tantas o tan importantes en la práctica. Vengo del minarquismo también. Te mando un saludo.

  • @lperezv says:

    Me gustaría tener más información acerca de que “abrir las puertas de USA a los inmigrantes es la correcta”. No sé pero entiendo eso como si yo le abriera las puertas de mi hogar a todo aquel que quiera entrar. Según ese planteamiento entonces no es correcto que los países pongan condiciones para el ingreso de inmigrantes?

    • Omingod says:

      @lperezv, entiendo que este punto no sea obvio para mucha gente. Realmente no le estás abriendo las puertas de tu hogar a nadie. Pero imagina que quieres contratar a un ecuatoriano que conoces para que cuide de tu jardín. Tú tienes derecho a contratarle, y él a aceptar el trabajo. ¿Quién puede, por la fuerza, impediros que hagáis ese contrato? ¿Cómo justifica el gobierno interferir en ese libre trato entre individuos? ¿Puede tu vecino decir que le estás quitando un trabajo a él, y así usar coacción para que el político de turno viole tus derechos? Y si tu empleado ecuatoriano ahora quiere alquilarle un piso a un amigo tuyo que tiene un piso para alquilar, ¿por qué hacer una ley que impida por la fuerza ese acuerdo libre entre individuos para beneficio mutuo?

      Claro que hay que poner condiciones para el ingreso de inmigrantes: por ejemplo, no pueden entrar ni terroristas ni personas con enfermedades contagiosas (porque el papel del estado es proteger a sus ciudadanos), y quienes entran que no esperen vivir del cuento y chupar del bote (porque en un sistema capitalista nadie, ni ciudadanos locales ni inmigrantes, lo hacen). Pero impedir el movimiento libre de individuos a través de fronteras es una violación de sus derechos individuales.

      Recordemos que este punto de inmigración no es un tema filosófico, sino un tema complejo al cual en la práctica hay que aplicar los principios filosóficos válidos que hemos descubierto y aceptado, y eso a menudo no es nada fácil. No sólo hay que discutir el aspecto de inmigración física de las personas al país (derechos individuales), sino también el aspecto de llegar a ser ciudadanos de ese país (con derechos civiles adicionales, como el derecho al voto y a otras protecciones legales de las cuales los no-ciudadanos carecen).

  • Pobrecito Hablador says:

    Eso “no es nada hombre”, fíjate, en España, hay un grupo de personas, que al mas puro estilo nacional socialista, han decidido que son mejor que el resto de españoles, y reclaman convertirse en una nación aparte, y lo mas gracioso, es que no dan con sus huesos en la cárcel, eso si es para no dormir.

  • Ramiro says:

    ¿Una estrategia para ganar votos?

    ¿Desde cuándo los sin papeles tienen derecho a voto en los EEUU?

  • Libertario Salta says:

    Raras veces estoy en desacuerdo con lo que aquí se escribe, pero esta vez es una de esas. No estoy empapado en el tema, pero ciertamente he aprendido en este tiempo que, ante una ley injusta, lo justo es desobedecerla. Claro que esto nunca lo he analizado desde la perspectiva de un presidente. Pero pienso que es más importante hacer justicia con las personas individualemente, que hacer justicia con el sistema republicano. No pretendo con esto hacer una defensa a Obama, con quien no concuerdo en casi nada, sino sólo aplicar el principio de que el individuo es más importante que el sistema. Eso sí, confieso que últimamente me estoy volviendo anarcocapitalista, así que no comulgo con las democracias ni las repúblicas. Les mando un saludo, gracias por el espacio y por la página que es mi preferida.

    • Omingod says:

      @Libertario Salta, muchas gracias por tus comentarios positivos.

      Sólo te diría: verifica tus premisas. Cuando dices que “el individuo es más importante que el sistema”, ¿en qué situación queda el individuo en un sistema dictatorial? Si no hay leyes objetivas, o si el presidente puede aplicarlas o no como le venga en gana, ¿cómo puede un individuo ejercitar sus derechos en ese sistema?

      No hay conflicto aquí, y yo entiendo lo que dice Binswanger como que las leyes de inmigración deben estar enmarcadas en un sistema de derecho, y cuando permitimos que ese sistema se desmorone nos estamos pegando un tiro en el pie, no sólo en inmigración sino en todo lo demás. Por otro lado, estoy de acuerdo en que las leyes injustas no hay que obedecerlas (si uno puede hacerlo sin demasiado riesgo).

      Siento lo que dices sobre volverte cada vez más anarcocapitalista; te invito a que leas todo sobre el tema en estas páginas, empezando por el glosario de Anarquismo.

      Un cordial saludo.

  • Omingod says:

    La estrategia de Obama está clara: conseguir votos para los demócratas. Es una apuesta de muy alto riesgo, actuar ilegalmente para beneficiar a su partido.
    http://mexico.cnn.com/mundo/2014/11/21/desconcierto-y-jubilo-entre-los-inmigrantes-tras-el-discurso-de-obama
    Lo paradójico de esta situación, como apunta Harry Binswanger, es que la decisión de abrir las puertas de USA a los inmigrantes es la correcta.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»