Tabula rasa

Archivado en: , , , Deja tus comentarios

 

TabularasaDado que el hombre no tiene conocimiento automático, no puede tener valores automáticos; dado que no tiene ideas innatas, no puede tener juicios de valor innatos.

El hombre nace con un mecanismo emocional, del mismo modo que nace con un mecanismo cognitivo; pero, al nacer, ambos son “tabula rasa”. Es la facultad cognitiva del hombre, su mente, la que determina el contenido de ambos.

# # #

Al nacer, la mente de un niño es tabula rasa; él tiene el potencial de darse cuenta de las cosas – lo cual es el mecanismo de una consciencia humana – pero no tiene contenido. Hablando metafóricamente, el niño tiene una cámara de fotos con una película extremadamente sensible, virgen y sin grabar (su mente consciente), y un ordenador sumamente complejo en espera de ser programado (su subconsciente). Ambos están en blanco. El niño no sabe nada del mundo exterior. Se enfrenta a un inmenso caos que debe aprender a percibir por medio de ese complejo mecanismo que él debe aprender a operar.

Si, en dos años cualesquiera de su vida adulta, los hombres pudieran aprender tanto como un niño aprende en sus dos primeros años, tendrían la capacidad de un genio. Enfocar sus ojos (que no es una habilidad innata, sino adquirida), percibir cosas a su alrededor por medio de la integración de sensaciones en preceptos (que no es una habilidad innata, sino adquirida), coordinar sus músculos para la tarea de gatear, luego ponerse en pie, luego andar – y, por fin, captar el proceso de formación de conceptos y aprender a hablar – esas son algunas de las tareas y de los logros de un niño, y son de una magnitud que la mayoría de los hombres no consigue igualar durante el resto de sus vidas.

# # #

Nadie nace con ningún tipo de “talento” y, por tanto, todas las habilidades tienen que ser adquiridas. Los escritores se hacen, no nacen. Para ser exactos, los escritores se hacen a sí mismos.

# # #

Fuentes:

“La Ética Objetivista”, La Virtud del Egoísmo

“The Comprachicos”, Return of the Primitive: The Anti-Industrial Revolution

Prólogo, Los Que Vivimos

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

Publicado por: febrero 22, 2016 12:00 am

Deja tus comentarios

Sin comentarios

  • Fernando Salvador Razo Jasso says:

    Más allá de la abundancia de temas científicos que tratan el tema de la comunicación con el bebé antes de nacer, te invito a ver la película The Miracle Worker, que la misma Ayn Rand recomienda y te asombrarán las posibilidades de conceptualizar sin el sentido de la vista ni del oído.

    Yo, como muchos padres, no se diga mi esposa y muchas madres más han vivido esa comunicación fundamentalmente auditiva.

    “Un concepto es la integración mental de dos o más unidades que han sido aisladas de acuerdo a una o más de sus características, y se han integrado mediante una definición específica.
    Las unidades involucradas pueden ser cualquier aspecto de la realidad . . . ”

    Propongo que desde antes de nacer el bebé tiene capacidad de conceptualizar definiendo conceptos con su lenguaje muy particular, como el caso de Anne en la película citada.

    Al pendiente de más comentarios.

    • Fernando Salvador Razo Jasso says:

      Sinceramente se me hace dogmático el concepto de “tabula rasa”.
      Además, somos producto de una evolución de especies. Traemos en los genes componentes que, seguramente a otro nivel, siguen operando.
      Al nacer, seguramente la consciencia de fortifica especialmente en sus recursos sensoriales, pero eso es diferente a que no haya surgido en equis instante del desarrollo intrauterino.
      Una Filosofía soportada en la realidad habría de considerar o refutar metafísicamente esa situación.
      Sigo al pendiente y reitero saludos.

      • Omingod says:

        No tiene nada de dogmático. “Tabula rasa” significa “mesa limpia”, es decir, una superficie sin nada, sin contenido. “Consciencia” es la facultad de darse cuenta de algo: la facultad de percibir lo que existe. Las sensaciones son elementos básicos que más adelante pueden ser integrados para convertirse en percepciones, y luego en conceptos. La consciencia necesita sensaciones como “materia prima”, pero las sensaciones no necesitan a la consciencia, porque son simplemente el resultado del estímulo a un órgano sensorial.

        Un bebé tiene sensaciones, pero no tiene consciencia. Su facultad de sentir sí existe desde antes de nacer, pero su facultad de ser consciente, de “darse cuenta” de las cosas, sólo existe en potencia. Está ahí, lista para funcionar, pero sin contenido alguno. Eso es lo que significa “tabula rasa”, y no hay nada de “dogmático” en esa observación. (Y no entiendo por qué esta discusión.)

        Al nacer, todos tenemos la posibilidad de aprender a hablar, pero nuestra consciencia está vacía de contenido: no hablamos ningún idioma. Tenemos la facultad – la posibilidad – de aprender cualquier lengua, pero de hecho al nacer esa facultad no tiene contenido, está en blanco; no tiene ni fonemas, ni vocabulario, ni estructura gramatical… nada, cero. Nuestra facultad es potencial, pero sin contenido. Eso es un ejemplo concreto de “tabula rasa”.

        Cito del Glosario https://objetivismo.org/consciencia/; es Ayn Rand escribiendo en el capítulo llamado “Conceptos de consciencia”, del libro “Introducción a la Epistemología Objetivista”.

        “Ser consciente no es un estado pasivo, sino un proceso activo. En los niveles inferiores de consciencia, se requiere un complejo proceso neurológico para permitirle al hombre experimentar una sensación e integrar sensaciones en perceptos; ese proceso es automático y no-volitivo: el hombre es consciente de sus resultados, pero no del proceso en sí. En el nivel superior, conceptual, el proceso es psicológico, consciente y volitivo. En cualquier caso, el ser consciente se logra y se mantiene por medio de acción continua.

        “Directa o indirectamente, todos los fenómenos de la consciencia se derivan de uno dándose cuenta del mundo exterior. Algún objeto, es decir, algún contenido, está involucrado en cada estado de consciencia. La extrospección es un proceso de cognición dirigido hacia afuera: un proceso de captar algún existente (o algunos existentes) del mundo externo. La introspección es un proceso de cognición dirigido hacia adentro: un proceso de captar las propias acciones psicológicas en relación a algún existente (o algunos existentes) del mundo exterior, son acciones como pensar, sentir, recordar, etc. Es sólo en relación al mundo externo como las diversas acciones de una consciencia pueden ser experimentadas, comprendidas, definidas o comunicadas. Ser consciente es ser consciente de algo. Un estado de consciencia sin contenido es una contradicción en términos”.

        • Fernando Salvador Razo Jasso says:

          Estimado Omingod:

          No, nunca creas que pretendo estés de acuerdo conmigo, pero siempre tendré en consideración de ayuda a quien favorezca el esclarecimiento de dudas en cualquier tema. Y en ese entendido ofrezco el sentido de esta discusión u oferta de planteamientos.

          “La existencia existe”, es evidente, sus referentes pueden ser especificados sólo ostensivamente. Estoy de acuerdo, pero la “tabula rasa” no puede tomarse como concepto ostensible, no es axioma primario.

          “La identificación de un hecho primario de la realidad que no puede ser analizado, es decir, reducido a otros hechos o desmenuzado en sus componentes. Está implícito en todos los hechos y en todo el conocimiento. Es lo fundamentalmente dado, y lo directamente percibido o experimentado, que no requiere ninguna prueba ni explicación, sino que es en lo que todas las pruebas y explicaciones
          descansan”.

          “Dogma.- Proposición tenida por cierta y como principio innegable”.

          La aseveración “Un bebé tiene sensaciones, pero no tiene consciencia” no es ostensible y como tal merece una prueba o explicación. Si no es axiomática, que no lo es, mientras se asuma como principio innegable, entonces es un dogma. Por eso mi calificación de dogmática para nada con énfasis peyorativo.

          Sólo busco las pruebas y explicaciones en que descansa el concepto “tabula rasa”.

          Debo enfatizar que no me mueve para esto, ni mucho menos, ningún tema de Provida o similar, no en lo absoluto, pero recorrer hacia atrás en el tiempo el surgimiento potencial de la “tabula rasa” marca opciones psicológicas a atender y orientar en el preparto, tal como ya lo hacen algunos especialistas en la materia. Además, creo que es útil considerar que, producto de la evolución, los humanos portamos un bagaje de emociones que la razón ha de controlar y encauzar. También no pocas corrientes de Psicólogos entienden y trabajan sobre esa influencia en la conducta humana, especialmente en la etapa infantil de la pubertad. Aclarar estos temas, en mi modesta opinión, da igualmente luz al poco tratado tema de la Educación en la bibliografía Objetivista.

          ¿Imaginas el impacto metafísico de este hecho en Objetivismo?

          Ese es el punto, el porque de la discusión consciente que he abierto, además de que necesito también, de especialistas como tú, argumentos al respecto cuando con certeza proclamo esta Filosofía y surgen en espontaneo cuestionamientos al respecto. Es evidente que no podríamos de forma irracional y paradójica argumentar: “así lo estableció Ayn Rand”. Necesito apoyo experto con la argumentación a ese fin.

          Ese es el tema y de nuevo gracias por tus aportes y la paciencia.

          Saludos y al pendiente.

  • Fernando Salvador Razo Jasso says:

    Si no es instinto ¿Cómo se le llama a lo que impulsa los movimientos de un recién nacido a buscar de inmediato el pezón para alimentarse o el agarre en que incurren sus manos al contacto de un objeto, etc? ¿Qué de la tendencia gregaria de los humanos?
    Al pendiente y saludos.

    • Omingod says:

      A ver, sí se pueden llamar instintos los fenómenos físicos y fisiológicos que mencionas, en el sentido de que no son resultado de la consciencia y la voluntad humanas, son reacciones automáticas a estímulos externos; y no están limitados al recién nacido, cerrar los ojos ante una luz intensa o una amenaza de golpe también está incluído.

      Pero lo que llamas “la tendencia gregaria” no es un instinto. Y en esto la forma de diferenciar es que un animal tiene necesariamente que seguir su instinto (que es su herramienta de supervivencia, a veces increíblemente sofisticada), no puede ir contra su él — mientras que el hombre no tiene algo interno que le diga cómo actuar; todo lo que haga tiene que pasar por su mente, sea identificar que la sensación que tiene es de hambre, saber que para satisfacerla necesita comer, entender qué cosas puede comer y qué cosas no, tener idea de cómo conseguirlas (desde coger una manzana a plantar un árbol o ir a un supermercado), etc.

      En el animal, su conducta está pre-programada; en el hombre, su conducta es el resultado de su voluntad y el uso de su mente.

      Seguro que se puede profundizar mucho más en esto, pero eso es una respuesta básica.

      • Fernando Salvador Razo Jasso says:

        Gracias Omingod por tu rápida respuesta.
        Inicio ahora mis planteamientos con los siguientes enunciados:
        # # #
        El hombre nace desnudo y desarmado, sin colmillos, garras, cuernos o conocimiento “instintivo”.
        # # #
        El hombre no tiene ningún código automático de supervivencia. No tiene ningún curso automático de acción, ningún conjunto automático de valores. Sus sentidos no le dicen de forma automática lo que es bueno para él o lo que es malo, lo que beneficiará su vida o la pondrá en peligro, qué objetivos debe perseguir y con qué medios los conseguirá, de qué valores su vida depende y qué curso de acción requiere. Su propia consciencia tiene que descubrir las respuestas a todas estas preguntas, pero su consciencia no funcionará de forma automática.
        # # #
        Dado que el hombre no tiene conocimiento automático, no puede tener valores automáticos; dado que no tiene ideas innatas, no puede tener juicios de valor innatos.
        El hombre nace con un mecanismo emocional, del mismo modo que nace con un mecanismo cognitivo; pero, al nacer, ambos son “tabula rasa”.
        # # #
        Aunque me identifico con la esencia del Objetivismo, los anteriores enunciados del tema “Instinto” y algunos otros postulados de Ayn Rand no me hacen sentido con la primera de tus respuestas y parte de la segunda. De hecho las respuestas a estímulos externos por parte del bebe en el vientre materno también son un hecho fehaciente.
        ¿Entonces la tabula no es tan rasa? . . . ¿No nacemos (salimos del vientre) con instintos (y conocimientos rudimentarios)? . . . ¿El resultado evolutivo del que somos producto no nos ha dejado reminiscencias de condicionamientos heredados que generan actitudes y conductas? . . . ¿El gregarismo no es otra tal reminiscencia, no esta “peleada” con el egoísmo objetivista?
        Sin entrar en ociosos debates, tal como lo recomienda Ayn Rand, promuevo suatilmente esta consistente Filosofía, pero son cuestiones recurrentes que necesito ayuda para aclarar.
        Al pendiente, de nuevo saludos y gracias por tu valiosa atención.

        • Omingod says:

          Una cosa son las reacciones físicas o fisiológicas a estímulos, y otra es todo lo relacionado con el *conocimiento*. Por supuesto que un recién nacido es lo que es, y como tal responde a su propio cuerpo y a estímulos externos; por ejemplo, si su estómago está vacío su propio cuerpo hará que empiece a llorar; si hay un ruido fuerte se estremecerá; si le pones el dedo en la mano lo agarrará, etc.; está reaccionando a estímulos. — Pero su consciencia está “vacía”, o sea, el bebé nace “tabula rasa”, todo el conocimiento que vaya adquiriendo será resultado de su propio esfuerzo.

          Esos instintos primarios sí los tenemos, nacemos con ellos y son parte del funcionamiento del ser humano (pereceríamos rápidamente si no los tuviéramos). Lo que no tenemos es un “instinto de supervivencia”, y desde luego no nacemos con “conocimientos rudimentarios” (este punto es donde creo que está la confusión). Contrariamente a lo que pasa con los animales, todo el conocimiento humano es adquirido, ningún conocimiento es “innato”.

          Aquí tienes una cita parcial del libro de Leonard Peikoff llamado Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand, del apartado titulado: “La razón como medio básico de supervivencia del hombre”, que tal vez ayude a aclarar las cosas:

          “””””
          Todo organismo vivo tiene un medio de supervivencia.

          Las plantas sobreviven por medio de funciones puramente físicas. Ellas adquieren los objetos que buscan (tales como alimento, agua y luz solar) del suelo y del aire en el que crecen, sin necesidad de ser conscientes. Para cualquier otra formas de vida por encima de ese nivel, sin embargo, la consciencia es el medio básico de supervivencia.

          Las especies conscientes inferiores (por ejemplo, medusas o gusanos) parecen tener sólo la facultad de sensación y actuar en respuesta a estímulos aislados y momentáneos; la guía para sustentar su vida es el mecanismo de dolor-placer que forma parte de sus cuerpos. Los animales superiores también están guiados por el mecanismo de dolor-placer, pero en su caso éste funciona dentro del contexto de la facultad de percepción. Los animales superiores captan y tratan con el mundo de las entidades (y son capaces de formar asociaciones perceptuales automáticas). El rango de acciones requeridas para su supervivencia es, por lo tanto, más amplio; tienen que aprender una serie de habilidades vitales, como cazar, almacenar comida, esconderse, o construir nidos, cosas que son imposibles para las especies puramente sensoriales.

          El hombre, también, experimenta sensaciones de dolor y placer, pero es un ser conceptual. El rango de acciones requeridas para su supervivencia es, por lo tanto, el más amplio de todos. Su tipo de consciencia hace posible y necesario un vasto nuevo repertorio de habilidades vitales. A diferencia de las sensaciones y los perceptos, sin embargo, los conceptos y sus resultados no son ni automáticos ni infalibles.

          Las especies de menor consciencia podemos decir que sobreviven por “instinto”, queriendo decir por ese término una forma de actuar involuntaria e infalible (infalible dentro de los límites de su campo). Las sensaciones y los perceptos son involuntarios e infalibles. Pero un instinto, sin embargo – sea de auto-conservación o de cualquier otro tipo – es precisamente lo que un ser conceptual no tiene. El hombre no puede funcionar o sobrevivir guiándose por meras sensaciones o perceptos. Un ser conceptual no puede iniciar una acción a menos que conozca la naturaleza y el propósito de su acción. No puede perseguir un objetivo a menos que identifique cuál es su objetivo y cómo conseguirlo.

          Ninguna especie puede sobrevivir retrocediendo a los métodos de organismos más primitivos. Un mono no puede sobrevivir por el método de una medusa, o una medusa por el método de una cebolla; el uno no puede permitirse el lujo de prescindir de sus perceptos; la otra, de sus sensaciones. Por la misma razón, un hombre no puede sobrevivir por el método de un mono.

          “Una sensación de hambre”, observa Ayn Rand,

          . . . le dirá (a un hombre) que necesita comida (si es que ha aprendido a identificar esa sensación como “hambre”), pero no le dirá cómo obtener su comida y no le dirá qué comida es buena para él o venenosa. Él no puede satisfacer sus necesidades físicas más simples sin un proceso de pensamiento. Necesita un proceso de pensamiento para descubrir cómo plantar y cultivar sus alimentos o cómo hacer armas para cazar. Sus perceptos pueden conducirlo a una caverna — si hay una cercana — pero para construir el más simple refugio necesita un proceso de pensamiento. 9

          Las especies no humanas, suponiendo que tengan suerte, encuentran ya disponibles en la realidad los objetos simples que su supervivencia requiere. En esencia, dada la forma primitiva de su consciencia, ellas se adaptan a lo dado: se apropian de esos objetos simples de la naturaleza inanimada, o usan la fuerza contra otros organismos. El hombre, sin embargo, no sobrevive adaptándose él mismo a lo dado. No está equipado para ganar un concurso de fuerza bruta contra los animales . . . y los objetos que su vida requiere no están disponibles y listos para usar. Pan, camisas, apartamentos, martillos, fósforos, bombillas y penicilina no crecen como hierbas o frutos silvestres, esperando que los hombres los recojan. Los bienes que necesitamos, parafraseando una línea de La Rebelión de Atlas, *no están* ahí. Deben ser creados por la acción humana. Deben ser producidos.

          Para poder producir, el hombre debe descubrir los tipos de materiales que hay disponibles en la naturaleza, las potencialidades que poseen, las leyes de su comportamiento, las técnicas por las cuales ellos pueden ser reconfigurados para el sustento de la supervivencia humana. Todo eso implica un tipo especial de conocimiento: el tipo que integra datos previos con observaciones actuales, de una forma que le permita a su poseedor planificar a largo plazo y determinar el curso de su futuro.

          La conclusión es evidente. La epistemología nos dice que la razón es la facultad del hombre para conocer la realidad. Cuando se combina con el hecho observado de que el hombre es un organismo que sobrevive por medio de su conocimiento (y su consecuente acción), la inferencia debe ser que la razón es la herramienta básica de supervivencia del hombre.

          “””””

          • Fernando Salvador Razo Jasso says:

            ¡Hola Omingod!

            A pesar de lo poco socorrido del tema Objetivismo en México, normalmente coincidimos con la mayoría de aficionados al tema en resistirnos a que el “borrón y cuenta nueva” se da tal cual al salir del vientre materno.

            De hecho, más allá de los adultos, sobre todo madres, que hemos experimentado el intercambio de señales (comunicación) con el bebé antes de nacer, existen estudios serios de que en ese ambiente amniótico el bebé recibe estímulos a través de sus sentidos (seguramente rudimentarios o simplemente operando en otras condiciones) y genera respuestas hacia objetos que, aun a nivel seguramente rudimentario, ya ha coneptualizado.

            Tales objetos coneptualizados los percibe de su exterior (y su interior) principalmente a través de su sentido del oído (seguramente el corazón, por ejemplo, ya lo tienen conceptualizado cuando nace), lo cual implica que ese mencionado “borrón y cuenta nueva” no existe como tal, más bien puede ser un caso de border line en el cerebro del bebé durante algún momento en el vientre materno que ocurre en cierta etapa de su desarrollo permitiendo rebasar la fase de percepción y alcanzando el logro de conceptualizar.

            Es claro que posteriormente sucede el cruce de otra linea de cambio más marcada al incursionar en el ambiente pleno de sus cinco sentidos en el cual continuará y concluirá su vida . . .

            A pesar del misticismo que avasalla a nuestra actual sociedad, La Metafísica, Epistemología, Ética, Política y hasta el Arte (con “asegunes”) de la propuesta Objetivista son altamente convincentes y suavecito, pero contundentemente mueven conciencias. No obstante, conceptos como el de tabula rasa le dan un toque de dogmatismo a esos enunciados del Objetivismo.

            Saludos desde Uruapan, Mich. Méx.

          • Omingod says:

            Me alegro que aceptes las ideas de Objetivismo en su mayoría. En cuanto al concepto con el que pareces tener problemas, el título de este post, *tabula rasa*:

            Todo lo que dices del bebé en el vientre materno puede ser totalmente cierto, pero nada de eso tiene que ver con la *consciencia* del recién nacido, que efectivamente está vacía de contenido cuando nace. No hay evidencia alguna de que nazcamos con *ideas* ya implantadas en la mente (que tenemos ideas innatas, como dice Platón), por muchas sensaciones de todo tipo que hayamos tenido antes de nacer.

            Sugiero que revises tu entendimiento del término “conceptualización”, como en “genera respuestas hacia objetos que, aún a nivel seguramente rudimentario, ya ha conceptualizado”. No es posible “conceptualizar” nada antes de nacer. Mira https://objetivismo.org/conceptos/. Hay una diferencia esencial entre sensaciones, percepciones, y conceptos.

            Y otra cosa. “Tabula rasa” no significa “borrón y cuenta nueva”. En ningún lugar se insinúa que todas las sensaciones que se han tenido antes de nacer se borren. Nada de eso. Lo que significa es que la MENTE del individuo cuando nace está a cero, está en blanco, como una pizarra en la que no hay nada escrito. Y la mente del individuo se nutre de conceptos que él mismo va formando (por el proceso que Ayn Rand explica en ITOE).

            Lo que tú llamas “un toque de dogmatismo” no es más que un reconocimiento de la realidad (hay quien nos llama dogmáticos por decir que “A es A”), y si alguien consigue demostrar lo contrario estamos dispuestos a aceptarlo.

Previous Post
«
Next Post
»