Objetivismo.org

Beautiful Boy: la delgada línea entre egoísmo y sacrificio

“Beautiful Boy” es una película estadounidense estrenada en 2018 que relata la heroica historia de David, un padre de familia que lucha por acabar con los problemas de adicción a las drogas de Nic, su hijo de 18 años.

David es un arquetipo de personaje que encarna una serie de virtudes, entre las cuales destacan la independencia y la honestidad; esas virtudes lo han llevado a ser una persona respetable y a tener un éxito considerable en su negocio, en su matrimonio (con su segunda esposa) y en la crianza de sus hijos, con quienes ha establecido una relación muy cálida y afectiva, y a los cuales ha sabido inculcarles esos valores.

Pero inesperadamente, la actitud de su hijo mayor, Nic, empieza a cambiar, y quien había sido un joven educado y disciplinado comienza a sufrir cambios de humor repentinos, y a tener actitudes extrañas. Al poco tiempo, Nic le confiesa a David que se ha vuelto adicto a un variado número de drogas. Nic representa para David uno de sus más grandes valores, por lo que esa noticia lo devasta; pero inmediatamente, a pesar del dolor, se pone en marcha para intentar ayudar a su hijo, ya que la vida de David, sin ese valor, no tiene sentido. “Aunque tomaras todas las palabras que existen, aún así no podrías describir cuánto te quiero”, le dice a su hijo.

Una vez que David toma cartas en el asunto, se desencadena una serie de sucesos de todo tipo, esperanzadores y trágicos; Nic se somete a numerosas hospitalizaciones y a distintos tratamientos de rehabilitación, pero cada vez que parece estar recuperándose, vuelve a caer en las drogas y, por lo tanto, a tener comportamientos irracionales como mentir, robar y manipular, para poder mantener su secreto y continuar con la adicción que lo domina. De esa forma, Nic se condena a sí mismo a una realidad que él cree incomprensible y con la cual es incapaz de lidiar, sintiéndose miserable y con una única alternativa posible: escapar para poder consumir más de aquellas sustancias.

El film encapsula un tema muy potente, ya que habla de la perseverancia con la que deben perseguirse los valores, y de la delgada línea divisoria entre el egoísmo y el autosacrificio..

Frente a esa situación, la vida de David se verá profundamente afectada, y todos sus demás valores (como sus otros hijos y su esposa) estarán en juego, por lo que deberá tener clara su jerarquía de valores y apelar a sus virtudes, para poder resolver los conflictos, continuar con su vida y lograr su felicidad; o, por el contrario, arriesgarse a perderlo todo en una lucha que parece imposible ganar.

El personaje de David es interpretado por Steve Carrel, quien logra llevar adelante su actuación de forma exitosa, siendo capaz mostrar los conflictos de su personaje en cada detalle de su comportamiento, acciones y gesticulación. Su actuación es muy verosímil y a la vez sorprendente, porque estamos acostumbrado a verlo en comedias y no en dramas de esta clase.  Pero, desde mi punto de vista, los aplausos más fuertes se los lleva sin duda Timothée Chalamet, quien logra una majestuosa interpretación de su personaje, pudiendo transmitir de forma sublime cada pequeño detalle de la mente perturbada del joven Nic. La transformación corporal que realiza Timothée en el trascurso de la película para retratar los efectos negativos de los excesos es realizada con una excelente destreza, denotando un gran entrenamiento y un enorme trabajo por parte del actor. Y finalmente, el vínculo sentimental creado entre David y Nic es representado de forma muy natural y emotiva, consiguiendo absorber a los espectadores en su historia, y sentir con ellos la tormenta de emociones que los atraviesan.

La película nos hace pasar de un estado emocional a otro de forma muy rápida, manteniendo siempre la tensión de la trama y la peligrosidad latente de lo podría llegar suceder. Los momentos emotivos están siempre acompañados por un suave sonido de ambiente y por una paleta de colores siempre cálida, y en ocasiones se escucha una música que realza la intensidad de la escena.  

No es una película fácil de ver, debido a la crudeza con la que algunas escenas son mostradas y a la triste realidad de la vida de Nic; pero el film encapsula un tema muy potente, ya que habla de la perseverancia con la que deben perseguirse los valores, y de la delgada línea divisoria entre el egoísmo y el autosacrificio.

David muestra la importancia de mantener una jerarquía de valores clara, para poder así perseguirlos y mantenerlos adecuadamente, y también la importancia de poner su propia felicidad por encima de todo lo demás.


# # #

Crítica de cine escrita por José Rossi, contribuidor de Objetivismo Internacional.
El escrito ha sido mínimamente editado; las ideas expuestas son opinión exclusiva del autor, y no deben ser entendidas necesariamente como estando en consonancia con la filosofía de Objetivismo.

# # #


 

0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Informarme de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Ayn Rand

La libertad intelectual no puede existir sin la libertad política; la libertad política no puede existir sin la libertad económica; una mente libre y un mercado libre son corolarios.

Glosario

Objetivismo por temas

Objetivismo en Facebook

Los socialistas prefieren el coronavirus al cambio climático

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más recientes

Más visitadas

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x