Escepticismo

Archivado en: , , , 15 Comentarios

 

“Sabemos que no sabemos nada”, murmuran, evadiendo el hecho de que están alegando conocimiento – “No hay absolutos”, murmuran, evadiendo el hecho de que están expresando un absoluto – “No puedes demostrar que existes o que eres consciente”, murmuran, evadiendo el hecho de que demostración presupone existencia, consciencia y una complicada cadena de conocimiento: la existencia de algo que conocer, de una consciencia capaz de conocerlo, y de un conocimiento que ha aprendido a distinguir entre conceptos tales como lo demostrado y lo no demostrado.

En la historia de la filosofía – con algunas, muy raras, excepciones – las teorías epistemológicas han enseñado o que . . . el conocimiento es imposible (escepticismo) o que se puede adquirir sin esfuerzo (misticismo). Estas dos posiciones aparentan ser antagonistas, pero son, de hecho, dos variantes del mismo tema, dos caras de la misma falsa moneda: un intento de escapar de la responsabilidad de la cognición racional y del absolutismo de la realidad, un intento de afirmar la primacía de la consciencia sobre la existencia. . . .

El místico suele ser un exponente de la escuela intrínseca (revelada) de epistemología; el escéptico suele ser un defensor del subjetivismo epistemológico.

+ + +

La cruzada de escepticismo en la era moderna; el creciente ataque contra los absolutos, la certeza, y la propia razón; la insistencia que convicciones firmes son una enfermedad y que un “término medio” en cualquier disputa es el único recurso del hombre – todo esto, en gran parte, es consecuencia del enfoque básico de Descartes a la filosofía. Para recuperar la confianza en la mente del hombre, el primer filosofo moderno que hay que refutar es Kant (véase Introduction to Objectivist Epistemology); el segundo es Descartes.

Obsérvese que Descartes comienza su sistema usando el concepto “error” – y sus sinónimos o derivados – como “conceptos robados“.

Los hombres han estado equivocados, y por lo tanto, alega, nunca pueden saber lo que es correcto. Pero si no pueden, ¿cómo consiguieron descubrir que estaban equivocados? ¿Cómo puede uno formar conceptos como “equivocación” o “error” mientras ignora completamente lo que es correcto? “Error” significa apartarse de la verdad; el concepto de “error” presupone lógicamente que uno ya ha captado alguna verdad. Si la verdad fuera incognoscible, como Descartes implica, la idea de apartarse de ella no tendría sentido.

Lo mismo se aplica a conceptos que denotan formas específicas de error. Si nunca podemos estar seguros de que un argumento es lógicamente válido – si la validez es incognoscible – entonces el concepto de un razonamiento “inválido” es imposible de alcanzar o de aplicar. Si nunca podemos saber si un hombre está cuerdo, entonces el concepto de “locura” es imposible de formar o de definir. Si no podemos reconocer el estado de estar despierto, entonces no podemos reconocer o conceptualizar un estado deno estar despierto (como soñar). Si el hombre no puede comprender X, entonces “no-X” no significa nada.

La falibilidad no hace que el conocimiento sea imposible. El conocimiento es lo que hace posible el descubrir la falibilidad.

+ + +

Es posible, dice el argumento escéptico, que el hombre incurra en el error; por lo tanto, es posible que cada individuo esté errado en cada asunto concreto. Este argumento es una falacia non sequitur [conclusión injustificada]; es un equívoco de la palabra “posible”.

Lo que es posible para una especie bajo ciertas circunstancias no es necesariamente posible para cada uno de los miembros de esa especie bajo cualquier conjunto de circunstancias. Así, es posible que un ser humano corra una milla en menos de cuatro minutos, y es posible que un ser humano se quede embarazada. Pero yo no puedo acercarme a un caballero paralítico en su silla de ruedas y decirle: “Tal vez darás a luz a un hijo la semana que viene, después de haber corrido una milla hasta el hospital en 3,9 minutos; a fin de cuentas, tú eres un ser humano, y es posible el que los seres humanos hagan ese tipo de cosas”.

El mismo principio se aplica a la posibilidad de error o de verdad. Si alguien afirma que Nueva York está hecha de sopa de hongos, no puede defender su idea diciendo: “Es posible que los seres humanos alcancen la verdad, soy humano, así que tal vez ésta sea la verdad”. No importa lo que sea posible bajo ciertas condiciones, un hombre no puede “posiblemente” estar en lo cierto cuando está claramente errado. Por la misma razón, ningún escéptico puede decir que tú tal vez estés equivocado, cuando obviamente estás en lo cierto. “Es posible que el hombre. . .” no justifica “Es posible que tú. . . “. Esta última afirmación depende de la persona involucrada, y de las condiciones.

“Tal vez estés equivocado” es una acusación que debe de ser respaldada por evidencia concreta. No puede ser pronunciada sin contexto, motivos o fundamento, es decir: arbitrariamente.

+ + +

Dudar sin fundamento equivale a – es, de hecho una forma de – afirmar sin fundamento. Ambos procedimientos, por ser arbitrarios, están descalificados por la propia naturaleza de la cognición humana. En la razón, la certeza debe preceder a la duda, igual que un conocimiento de la verdad debe preceder a la detección de error. Para demostrar que se tiene conocimiento, lo que uno tiene que hacer es demostrar una idea de forma positiva, en base a todo el contexto de evidencia disponible; es decir, un hombre tiene que demostrar que tiene razón. No le incumbe a nadie – ni es posible – demostrar que él no está equivocado, cuando nadie ha indicado ninguna evidencia de error.

# # #

Fuentes:

Galt’s Speech, For the New Intellectual

Introduction to Objectivist Epistemology

Leonard Peikoff, “Maybe You´re Wrong”, The Objectivist Forum, April 1981

# # #

definitivo ebooks 1

Publicado por: mayo 24, 2012 12:41 am

15 Comentarios

15 Comentarios

  • godmino says:

    Adán, tus explicaciones son muy confusas. Además, sigues insistiendo en los mismos puntos anteriores a los cuales ya hemos respondido, así que vamos a tener que parar este hilo de discusión aquí. Gracias de todas formas por presentar tus ideas.

  • AlphaColumbia says:

    Me encantan tus comentarios Omingod, sobre todo el ejemplo del atleta y las futuras posibilidades.

  • godmino says:

    Por supuesto que toda certeza es contextual, pero sigue siendo certeza, y quien afirme que algo va a cambiar — o incluso que algo “podría” cambiar — tiene que mostrar alguna evidencia para ello (para que pueda considerarse como mínimo la *posibilidad* de que algo ocurra), de lo contrario lo que dice es arbitrario, o sea, es simplemente “ruido”.

    La afirmación: “La razón por la que no puedo saber si mañana todo cuanto conozco desaparecerá es que no puedo saber si por ejemplo algo a escala planetaria lo cause… ” es arbitraria, pues no hay absolutamente ninguna evidencia de que haya algo a escala planetaria que pueda causar la destrucción de la Tierra de un día para otro. Es tan arbitraria como decir que sí existe un Dios (“puede ser algo que no sepamos, ¿cierto?”), y que mañana Él se va a cansar de mantener a los planetas circulando y va a dejar que la Tierra vuelva a la Nada de donde la creó. Afirmaciones como esas ni siquiera llegan a ser “falsas”, son simplemente “arbitrarias”, y no pueden — ni deben — ser parte de la consideración de una mente racional. Son, de nuevo, nada más que “ruido”.

    Pensaba que el concepto de “arbitrario” estaba suficientemente claro. http://objetivismo.org/arbitrario/

  • Miguel says:

    Sí, es el libro de Ayn Rand más interesante desde el punto de vista filosófico tras la Rebelión de Atlas, ya que de todas las obras que he leído de Ayn Rand, en la Rebelión de Atlas se contiene toda su filosofía salvo epistemología y estética, quizás La Rebelión de Atlas, Introducción a la Epistemología Objetivista y el Manifiesto Romántico son las tres obras cumbre de Ayn Rand.

    • omingod says:

      Bueno, en Atlas están implícitas su Epistemología y su Estética, sobre todo esta última con las alusiones a Halley´s Concerto, la estatua de Nathaniel Taggart, etc. (y el contraste con sus opuestos y con lo que *no* es arte), pero es verdad que no profundiza como lo hace en los ensayos. Por ejemplo, su teoría de conceptos, que es totalmente original en la historia de la filosofía y que resuelve problemas esenciales, está sólo explicada en Introducción a la Epistemología Objetivista.

  • Miguel says:

    Gracias, pero entonces por ejemplo, solo son abstracciones normativas aquellos conceptos puramente morales, por ejemplo, ser honesto, ser mentiroso, ser productivo, ser holgazán etc, son conceptos normativos porque se refieren a lo bueno o lo malo, y los conceptos de consciencia son los conceptos referidos a emociones básicas que el hombre experimenta, miedo, sufrimiento, letargo, o bien alegría, exaltación etc.

    De todas formas, omnigod, yo creía que eran lo mismo las abstracciones normativas y los conceptos de consciencia porque en el manifiesto romántico ella parece que solo distingue entre abstracciones cognitivas y normativas, no sabía que también existía una tercera categoría de conceptos que eran los de consciencia, bueno supongo que de ellos hablará más extendidamente en su Introducción a la epistemología objetivista.

    Entonces, pregunto, ¿ Sólo existen cinco tipos de abstracciones, las cognitivas, las matemáticas, las de consciencia, las normativas y las estéticas?.

    • omingod says:

      Miguel, nunca he visto una clasificación como la que sugieres, y no creo que los términos que usas sean mutuamente excluyentes o que cubran todas las posibilidades.

      Para empezar, conceptos de consciencia son más que simplemente conceptos de emociones básicas (publicaremos un Post sobre eso en los próximos días), son los conceptos más introspectivos, los que el hombre identifica “dentro” de sí mismo, de su propia mente, en vez de allá fuera. Pero van mucho más allá de las simples emociones.

      Luego, hay otras clasificaciones que puedes hacer con conceptos o abstracciones, dependiendo del nivel al que están por encima de las entidades en la realidad. El concepto “mesa” es una abstracción de primer nivel, pues puedes señalar con el dedo a un objeto y decir: “eso” es una mesa; esos son los conceptos primarios, y los que conectan las ideas con los objetos “físicos” en la realidad. Sin embargo, el concepto “mueble” es de segundo nivel, pues incluye no sólo el concepto mesa sino otros (silla, mesilla, cama, sofá, armario, etc.). Y puede haber niveles más altos, como “objetos hechos por el hombre”, o incluso “cultura” que puede incluir un cierto tipo de mobiliario, además de arte, música, etc. Estas son abstracciones de abstracciones, una forma de clasificar los conceptos según su distancia a los referentes en la realidad.

      Según la forma de clasificarlos, hay conceptos de tiempo, conceptos de movimiento, conceptos axiomáticos, etc., así que tu lista ciertamente no es exhaustiva. Después de leer Introduction to Objectivist Epistemology puedes intentar hacer una clasificación que tal vez no haya sido hecha hasta ahora (o yo no recuerdo haberla visto).

  • Claudio Pèrez de Celis says:

    Me parece que el argumento central habla de un escepticismo clásico y puro pero deja de lado a otras ramas como el escepticismo científico.

  • Miguel says:

    Conceptos de consciencia, sí un nombre adecuado para ellos, ya que son conceptos que aluden a estados psicológicos de la mente humana, aunque también había leído en el Manifiesto Romántico que también se le llaman conceptos o abstracciones normativas, ¿ Son lo mismo los conceptos normativos que los conceptos de consciencia o son distintos?

    • omingod says:

      No, no son lo mismo. Las abstracciones normativas se refieren a lo que es bueno o malo para el hombre (si algo tiene valor o no para él), no se refieren a los conceptos de consciencia, que son los conceptos de los procesos psicológicos del hombre, en su mente, no de referentes externos a él.

      Como siempre, Ayn Rand explica todas estas ideas identificando su esencia y contrastándolas de forma brillantemente clara y concisa:

      “Las abstracciones *cognitivas* se forman por el criterio de lo que es *esencial* (epistemológicamente esencial para distinguir una clase de existentes de todos los demás). Las abstracciones *normativas* se forman por el criterio de qué es *bueno*. Las abstracciones *estéticas* se forman por el criterio de qué es *importante*.” (El Manifiesto Romántico.)

  • Miguel says:

    Pero la definciión de un concepto es la identificación de las unidades esenciales que integran dicho concepto y que lo diferencian de los demás en la realidad, con lo cual la clave es captar la esencia de dicho concepto. Si no se capta, el otro no puede saber de qué estás hablando. De todas formas la esencia de una ventana por ejemplo, no es ser cuadrada o rendonda, eso es un accidente, es decir, un atributo que puede estar o no estar, pero que no es inherente a la ventana, incluso la ventana puede ser triangular pongamos por caso, pero lo que quiero decir, es que las características enseciales que diferencian a ese concepto y que lo hacen ser lo que en realidad es, esas características no cambian al menos para los conceptos de primer nivel o básicos.

    Otra cuestión es que como bien dices las abstracciones muchas veces no se captan bien, sobre todo los conceptos morales, porque estos no se refieren a objetos físicos sino al carácter y a las acciones del hombre, por ejemplo, es más fácil definir ventana o mesa, que definir miedo, sufrimiento, trágico, honesto, egoísta etc., que aluden a emociones o a virtudes morales, porque ahí hay que observar al hombre y decir esto es ser honesto, o esto es sentir miedo y traducirlo a palabras o sea a lenguaje ciertamente es muy complicado, pero lo que quiero decir es que eso no es escepticismo, que los conceptos son válidos objetivamente al designar las unidades concretas que existiendo en la realidad integran la naturaleza del concepto, otra cuestión es que el lenguaje no sea usado con la precisión que se debiera y se pervierta con fines inmorales caso de los políticos y los propagandístas, así un concepto tan hermoso como emancipación del hombre fue equiparado a dictadura comunista, emancipación como libertad del hombre; los comunistas dijeron que sólo su sistema lo conseguiría, cuando de hecho su sistema los sumiría en las más insoportable de las tiranías.

  • Miguel says:

    La cuestión en relación con el lenguaje, es que el lenguaje al contrario de lo que postulaba Wittgenstein, no son simbolos que designan convenciones arbitrarias, sino que el lenguaje es el instrumento para comunicar conocimiento conceptual, es decir, cada palabra del lenguaje debería designar un concepto objetivo referido a la realidad, y deberían estar los conceptos claros, pero claro hoy en día el lenguaje se ha pervertido muchísimo introduciendo anticonceptos o cambiándole a las palabras su referente conceptual por otro distinto, por ejemplo, la palabra extremista o fundamentalista hoy en día viene asociada a la violencia, a la dictadura o la fuerza totalitaria, cuando realmente quiere significar o designar conceptualmente el hecho de buscar aprehender los fundamentos o la raíz de un determinado tema o bien en el caso del extremismo mantenerse fiel a los valores que uno ha demostrado que son absolutos sin rendirlos ante nadie, lo cual implica dos virtudes la íntegridad que es la lealtad a tu consciencia frente a las demandas irracionales de los demás, y la honestidad intelectual que es el hecho de dar importancia a las ideas en su aplicación a la realidad, es decir, que uno no sea un oportunista despreciable como ocurre con la mayoría de nuestros próceres políticos.

    El lenguaje debe ser entendido como Aristóteles hace más de 2500 años concibió frente a los sofistas que usaban el lenguaje no como instrumento de comunicación de conocimiento conceptual, sino que lo concebían al modo de un instrumento de dominación al estilo 1984 orwelliano.

    El sentido común es el uso de la razón para captar la realidad y tomar decisiones a un nivel básico en los hechos cotidianos y concretos de la vida.

    Eso es ni más ni menos el sentido común que técnicamente constituye la virtud de la racionalidad pero usada no para entender abstracciones sino para lidiar con hechos concretos.

    Es cierto que el lenguaje es producto de la evolución histórica en cuanto a sus reglas, palabras etc., pero los conceptos que las palabras simbolizan son universales, objetivos y absolutos.

    Por ejemplo, ventana en la antigua Roma se designaba como fenestra, en francia se designa como fenêtre, en Estados Unidos como window, pero el concepto al que se refiere, “ventana”, es uno y el mismo aquí y en cualquier lugar, designa una integración de un número potencialmente ilimitado de unidades concretas que son las ventanas individualmente consideradas, las cosas que en una determinada habitación la comunican con otra habitación o con el exterior pero que no son aptas para ser atravesadas por un ser humano, (de lo contrario serían puertas).

  • Miguel says:

    La cuestión es muy sencilla hay que distinguir y aún a riesgo de ser reiterativo voy a plantearlo, entre arbitrario que es lo que se afirma sin tener evidencias, por ejemplo, Dios existe, Santa Claus le trae regalos a los niños en nochebuena, los perros desaparecen o las vacas vuelan, también cualquier proposición que aún siendo objetivamente cierta sea pronunciada por el sujeto alegremente sin comprenderla, caso típico del salvaje que dice 2 +2 = 4, o el sujeto que de memorieta pueda decir la Naturaleza se rige por la Ley de identidad cuyo corolario es la Ley de causalidad y no sepa qué quiere decir con ello.
    Lo probable, que es lo que causalmente puede darse pero no tenemos certeza total de que vaya a darse, se aplica sobretodo a los hechos ocasionados por el hombre, ya que nadie puede leerle el pensamiento a un hombre para saber como va a actuar éste en el futuro, solo se pueden predecir cuestiones del futuro en base a los principios que ponen en práctica los hombres en un momento histórico dado, por ejemplo, si los políticos siguen endeudándose y despilfarrando nuestro capital productivo en base a móviles altruistas en un futuro quebraremos, eso es objetivamente cierto pero no podemos saber todos los detalles concretos de cómo sucederá pues esos hechos no están disponibles para la evidencia humana en el presente pero pueden ser inferidos a partir de los principios, respecto de la naturaleza no existe ni la regularidad ni la probabilidad existe la causalidad, pero si el hombre no tiene toda la evidencia disponible sobre los fenómenos causales que van a operar en el futuro en la naturaleza no podríamos predecirlo con certeza, por ejemplo, caso del meteorito, puede ser que un meteorito llegue dentro de 70 años a la tierra, pero aquí la regla epistemológica válida es la de que hasta que no me pruebes no puedes afirmar luego podemos decir no existe, es evidente que no conocemos el futuro en su totalidad pero sabemos que la naturaleza es obejtiva y no azarosa con lo cual si dado un clima concreto en una zona de la tierra se producen lluvias monzónicas, igual en el futuro no podemos saber cúando se va a producir una inundación pero sabemos que en el futuro seguramente se va a producir alguna porque el clima objetivamente hace que aparezcan inundaciones pluviosas y por tanto hay que preparase y construir viviendas y entornos adecuados para protegerse.

    El escepticismo es la afirmación de que ningún conocimiento es posible para el hombre, el objetivismo afirma que el conocimiento del hombre ha de ser adquirido por la razón, que no es automático y que lograrlo requiere un esfuerzo volitivo de trabajo duro y constante, progreso científico, pero partiendo del hecho de que la naturaleza del hombre es la de ser un animal no omnisciente, siendo la omnisciencia un anticoncepto irreal y que no designa ningún referente en la realidad y que es contradictorio como todo concepto extráido de la consciencia humana sin referencia a la existencia.

  • omingod says:

    Sugiero que leas la entrada en el Glosario sobre lo “Arbitrario”, creo que eso aclarará tus dudas. Quien afirma algo – o la mera posibilidad de algo — como por ejemplo que “de pronto desaparecerá todo”, es quien tiene que mostrar alguna evidencia de ello.

Previous Post
«
Next Post
»