Felicidad, Productividad y la Madre Teresa

Archivado en: , , , 17 Comentarios

 

“¿Cómo puede Objetivismo ser objetivo, si dice que el principal propósito de la vida de cualquier individuo es el trabajo productivo? No vas a decirme que la Madre Teresa sería más feliz si la sacaras de su trabajo de misionera y la instalaras en la oficina de una de las grandes multinacionales…”

Bueno, yo diría, para empezar, que la Madre Teresa nunca va a ser feliz *en nada*, dado lo que ella ha hecho de sí misma, lo cual creo que es obvio.

En primer lugar, tu afirmación de que el principal objetivo en la vida es el trabajo productivo está errada. Esa no es la posición Objetivista. Para Objetivismo, el fin principal es *la vida*, y como resultado de ello se consigue la felicidad personal; ese es el objetivo principal. El trabajo productivo es una necesidad crucial, es un valor crucial para que puedas conseguir vivir una vida con objetivos, y por lo tanto para sustentarte a ti mismo y conseguir la felicidad – si mantienes valores no-contradictorios –.

Si mantienes valores contradictorios, entonces, aunque tu trabajo productivo esté yendo bien, no serás feliz. Si mantienes, por ejemplo, alguna forma de altruismo y de auto-sacrificio, entonces vas a decir: “Debo perseguir “X” como un valor, pero debo sacrificar “X”, así que es lo opuesto a un valor, voy a entregarlo”. Puedes pensar eso, claro, y eso forma parte de Madre Teresa…

Si mantienes: “Tengo que funcionar basándome en mi inteligencia – lo cual todo ser humano vivo tiene que hacer de alguna forma – pero mi inteligencia no sirve para nada, comparada con las señales que recibo de Dios…” entonces estás contradiciendo tu propio conocimiento, el valor de tu propia capacidad, de tu propia inteligencia, y el resultado de eso es una enorme contradicción (y está claro que podemos multiplicar esos ejemplos…)

Ahora bien, tú estás implicando aquí que la Madre Teresa es feliz con su trabajo de misionera… No puedes juzgar la felicidad de una persona a partir de sus expresiones faciales, ni de lo que diga en público. Decir que alguien es feliz (no sólo que está divirtiéndose o pasándoselo bien, sino que es feliz) es una descripción fundamental de su vida; estás diciendo: “Este individuo mantiene valores que no son contradictorios, y está persiguiendo una carrera – y, esperemos que también una relación romántica – que corresponde a esos valores y los expresa. Está, básicamente, en armonía con la realidad, confía en su propia mente y está logrando sus valores”. Eso es algo que puedes juzgar solamente a partir de un conocimiento de mucho tiempo y muy profundo de alguien. Mucha gente aparenta ser feliz – en una fiesta, o incluso cuando están de vacaciones una semana entera – pero no lo son, y puede que incluso estén siendo sinceros, están de mejor humor, etc.

(Leed OPAR [Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand] sobre esa pregunta.)

# # #

Podcast de Leonard Peikoff

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: mayo 28, 2013 12:04 am

17 Comentarios

17 Comentarios

17 respuesta a “Felicidad, Productividad y la Madre Teresa”

  • Toxin says:

    Por mucho que lo leo no lo entiendo demasiado complicado

  • H.Matata says:

    Qué os parece esta relación entre felicidad y racionalidad?

    Persona racional: persona que es feliz enriqueciendo su vida.
    Persona irracional: persona que es feliz destrozando su vida.

    Ana, habría que matizar y entender que las implicaciones no son las mismas, el cerebro puede premiar una actitud irracional, pero existe un requisito fundamental: que no entienda que está actuando en su propio perjuicio, si lo entiende aunque sea al nivel más primitivo del subconsciente tendrá disonancias cognitivas que le producirán estrés y ansiedad como estado habitual, asi que necesariamente esas ideas irracionales han de permanecer integradas de forma superficial y difusa. Una persona con tal nivel de consciencia tendrá emociones mucho más superficiales que una persona racional.

  • ana says:

    De los comentarios anteriores puedo inferir que la felicidad (estado de animo de alguien que siente satisfacción plena), se puede alcanzar a través de objetivos racionales o irracionales; debido a que el cerebro no hace distinción de los mismos!

  • Jan says:

    No es felicidad, sino una pausa temporal de estar consciente de su auto humillación. Es impresionante que nuestro cerebro esté programado para indicarnos con emociones cuando algo va mal con nosotros, así como el dolor nos indica cuando hay alguna herida física. Sólo que los altruistas han invertido ese mecanismo de emoción, y ahora en vez de impulsarlos a la dicha, alegría y felicidad, les impulsa a su propia destrucción, y ahora en vez de buscar la felicidad, buscan evitar el dolor. Es como un drogadicto que «siente» que la droga le va bien, aunque objetivamente le haga daño. Es igual con los altruistas.

  • AlphaColumbia says:

    Si, la sensacion que sienten dichos individuos es positiva, pero no es una sensacion producto de una felicidad real.

    Es algo asi como un yonki que es «feliz» cuando esta fumado… es una felicidad irreal, basada en caprichos, ideas falsas, etc… lo mismo que los misticos; sentiran que son felices, pero la nayiraleza de su satisfaccion no es la misma que la de una felicidad real, objetiva, basada en el aqui y ahora.

  • H.Matata says:

    Entiendo que estamos hablando de cosas diferentes.

    Tú estás hablando de la percepción mucho más profunda que tienen las personas racionales debido a un entendimiento consciente de los principios libres de contradicciones que las guían y la visión que les proporciona del mundo. Evidentemente no es lo mismo lo que siento yo que lo que siente un asesino en serie porque mis ideas base y mi visión del mundo son diferentes, son diferentes estados de consciencia y estamos de acuerdo.

    Yo estoy hablando (o por lo menos esa era mi intención) del funcionamiento estrictamente biológico del cerebro. Pensaba que se entendía que estaba utilizando el término felicidad en 2 sentidos diferentes, sino la matización sobre la infelicidad que hice después sería una contradicción. Entiendo que es algo similiar a usar el término «objetivo» en sentido metafísico y en sentido epistemológico. El fallo es que debería haber aclarado el uso que le estaba dando al término que evidentemente es diferente al del lexicon, mis disculpas por eso.

    Tú, yo y cualquiera que comprenda esta filosfía sabe que no están alcanzando ningún valor Omingod, pero ellos no y eso no cambia la fisiología y el funcionamiento de su cerebro hasta donde yo sé.

    El cerebro premia automáticamente con emociones «positivas» lo que sostiene que es bueno (alcanzar valores o lo que entiende que son valores positivos aunque objetivamente no lo sean).

    Mi punto es: el hecho de que tu sistema filosófico se sostenga sobre ideas erróneas es irrelevante para el funcionamiento automático del cerebro, siempre y cuando no comprendas que estás actuando en tu propio perjuicio el cerebro te premiará (no es el caso de los ejemplos que citas), y yo supongo que el premio será el mismo(endorfinas u otros agentes químicos).

    No es mi intención reducir el concepto a un sentido puramente biológico, entendí que la pregunta podía referirse a la sensación en si misma, a por qué el cerebro (sentido biológico) premiaba atrocidades con sensaciones positivas y no a los principios abstractos e ideas que las provocan, y en un sentido neuroquímico la única distinción de otras emociones que se me ocurría eran los químicos concretos y responsables de la sensación.

    Y que conste que estoy totalmente de acuerdo con tu explicación sobre sus motivos, ideas y sus implicaciones, básicamente lo que yo digo es: al aceptar esas ideas como las buenas su cerebro las premia con endorfinas (mismos agentes químicos que a cualquier persona racional), lo cual no quita que tengan disnonancias cognitivas fruto de contradicciones internas más o menos conscientes que les generen estrés e infelicidad a largo plazo.

    Espero haberme expresado mejor esta vez ^^

    H.M.

  • H.Matata says:

    Ana si entendemos felicidad como el estado de consciencia producto de alcanzar tus valores, entonces lo que sienten es felicidad.

    Otra cosa es que los valores escogidos e integrados sean irracionales y que generen contradicciones internas que a la larga puedan derivar en conflictos emocionales, infelicidad o en la muerte que es a lo que lleva tal principio si se siguiera al pie de la letra, pero el funcionamiento del cerebro, los químicos que éste libera y que producen la sensación interna yo entiendo que deberían ser o igual o similares.

    • Omingod says:

      Lo que sienten no puede ser felicidad, porque ésta no puede estar basada en conseguir cualquier valor por irracional o hedonista que sea, o por conseguir cualquier capricho. Si no, los drogadictos, los asesinos en serie, los maníacos sexuales y los ascetas de la Edad Media que se dedicaban a castigar su cuerpo, todos ellos estarían sintiendo lo que llamas felicidad.

      Pero no puedes llamar felicidad a cualquier cosa, ni a cualquier emoción temporal «positiva», eso es un grave error. Sugiero que leas con atención la entrada en el Glosario http://objetivismo.org/felicidad/ para que entiendas que es algo mucho más profundo (y más serio) que «la sensación interna similar que producen los productos químicos del cerebro». La felicidad es una emoción profunda, positiva y de largo plazo sobre ti mismo y sobre el universo.

      Para responderle a Ana de forma positiva a una pregunta válida, el sentimiento que experimentan los religiosos al hacer actos altruistas podría definirse como una emoción que superficialmente es positiva, pero que es el resultado de darle rienda suelta a un capricho, de salirse con la suya, de estar por encima de la realidad, de evadirla. Se autosugestionan para sentirse superiores pero eso lo consiguen abdicando totalmente de su razón, que es la única fuente real de felicidad. Yo tengo familiares que son totalmente místicos, que lo único que les importa en la vida es ir a misa todos los días, leer libros de santos y del otro mundo, y «sentir» que ese otro mundo es lo único que interesa. De hecho, no viven en este mundo y ciertamente no es felicidad lo que sienten, más bien un terror metafísico; para alguien racional, han echado a perder toda su vida. Si quieres un análisis más profundo y un contexto más amplio (como sería: la moralidad de la vida contra la moralidad de la muerte), lee el discurso de Galt, y aquí tienes una buena traducción: https://larebeliondeatlas.org/2012/03/19/soy-john-galt-quien-habla/

  • AlphaColumbia says:

    En efecto, yo siempre he pensado que el afecto, el amor, y la amistad hay que ganarlo, incluso entre los miembros de la propia familia. Amar por ser de la misma sangre es un acto primitivo y que poco o nada tiene que ver con el amor o afecto en sentido estricto.

    Acaso una madre tiene que amar a su hijo drogadicto de la misma forma que a su otro hijo que ha sido exitoso en la vida?

    Acaso la madre de un asesino tiene los mismos motivos para morir por su hijo que los de una madre por su hijo «normal» ?

    De aqui viene la critica objetiva al mandamiento cristiano «amaras a tu padre y a tu madre».

    Pues bien, mis padres pueden estar orgullosos porque les quiero, no por deber, sino por interes egoista, porque realmente les valoro. Lo mismo con todas las personas a quien quiero.

  • ana says:

    Como se podría definir el sentimiento que experimentan los religiosos? por ejemplo, al practicar las enseñanzas basadas en el altruismo; donde se sacrifican por el prójimo, siendo este un desconocido. les invade un sentimiento que ellos llaman felicidad, porque están cumpliendo las enseñanzas y suponen que elevan su espiritualidad y se convierten en mejores personas.

  • Cochabamba says:

    Ana, cuando te refieres al prójimo parece que te estés refiriendo a una persona desconocida o aleatoria, es decir, «a cualquiera».
    Y cuando hablamos de sacrificio, entendemos poner el bien de dicha persona por delante del tuyo.

    Para el objetivismo, hacer algo así por un desconocido significa poner tu propio bien y tus valores como si fueran «los últimos de la fila», pues lo pones por delante de alguien cualquiera. Entendemos que alguien capaz de valorar a un desconocido más que a sí mismo es alguien que no se valora a sí mismo humanamente, pues de hecho se estaría poniendo a sí mismo como «el último de la fila», pero de toda la Humanidad, a propósito. Consideramos eso muy destructivo y cruel con uno mismo.

    En cambio, no ocurre lo mismo si haces tal cosa por un ser querido. Tu pareja, tu familia, tus amistades… Cosas que realmente valoras y realmente son una parte importante de tu vida. Cosas sin las cuales no querrías vivir.
    Para los objetivistas, por poner un ejemplo, es perfectamente moral e incluso loable que una persona entregue su vida por un hijo. Lo consideramos un verdadero acto de amor.
    Y no lo consideramos un sacrificio, lo consideramos una victoria por parte del padre.

    Para los objetivistas, lo que una persona le debe a su prójimo es sencillamente respeto físico, basado en el principio de no agresión.

    • Omingod says:

      Hay que ver muy cuidadosamente el contexto de la situación concreta, yo no afirmaría como principio que «para un Objetivista es perfectamente moral e incluso loable que una persona entregue su vida por un hijo». Por eso es importante leer los apartados ya mencionados de Sacrificio, Altruismo, Amor, Egoísmo, etc., porque todos esos conceptos no son «de sentido común», hay que entenderlos a fondo para poder aplicarlos.

  • ana says:

    ¿Podría representar el sacrificio por el projimo la felicidad para alguien?
    Muchos, quizas sientan que son felices cada vez que ayudan al prójimo; en ese sentido, el sacrificio representaría una fuente de felicidad. ¿es posible?

    • Omingod says:

      Básicamente, uno no puede ser feliz sacrificando por «el prójimo» lo que valora, porque es destruirse a sí mismo. Si valoras a otra persona (digamos, a tu pareja), entonces hacer ciertas cosas por ella no son un sacrificio para ti, porque lo que haces por ella tiene más valor que lo que dejas de hacer por ti mismo. Para una respuesta más detallada tienes que leer los apartados Sacrificio, Altruismo, Felicidad, Valores, etc.

  • Pineda Moran says:

    Estoy leyendo LOS QUE VIVIMOS, me interesa el pensamiento de AYN RAND.

  • Alberto Gomez says:

    A cual capitulo se refiere en OPAR? Alguien lo sabe

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»