Avatar (Película)

Archivado en: , , , Deja tus comentarios

 

AvatarAunque a la mayoría de la gente le guste, qué pena que Avatar sea tan horrible.

Avatar es una película que necesita ser comentada. (Para quien no la haya visto, avisamos que estamos revelando la trama).

Los primeros 30 minutos de esta película lo dejan a uno boquiabierto por su tecnología (si es posible hay que verlo en 3D y en un IMAX). Uno piensa, «¡La forma de hacer cine ha sido revolucionada para siempre!” Al principio todo es emocionante y estimulante; los colores y la fluidez de acción son impresionantes.

Pero poco a poco la película va derivando inevitablemente en una serie de declaraciones filosóficas tan horribles que le dejan a uno sintiéndose físicamente mal – es decir, dejan a quien piensa racionalmente sintiéndose físicamente mal.

La razón por la que hay que comentar esta película es que ha sido increíblemente bien recibida por quienes se consideran a sí mismos defensores del capitalismo y de la razón; ellos aprovechan para “vender” su mensaje filosófico como si fuera parte integrante de la emoción que inspiran los méritos técnicos de la película.

La tribu de indígenas Na’vi se enfrenta a los terrícolas (los malvados terrícolas americanos que visten uniformes del ejército de los Estados Unidos, pero que son realmente empleados o mercenarios de una empresa privada), quienes quieren comerciar con ellos para conseguir un mineral valiosísimo llamado «unobtanium» – con la intención oculta de quitarles el mineral por la fuerza a los Na’vi si las negociaciones fracasan. Como es de esperar, las negociaciones fracasan y los americanos tratan de llevarse el mineral y de paso arrasar la exuberante flora y fauna de la selva. La película deja entrever que los terrícolas son capitalistas, pero no le explica a la audiencia que ningún capitalista se apoderaría del mineral por la fuerza.

James Cameron presenta la trama como si fuera una cuestión de derechos de propiedad privada, con los pobres Na’vi defendiendo su país de los invasores, pero de hecho es una exaltación explícita de la naturaleza y un odio explícito por la humanidad y el capitalismo. Al público le caen simpáticos los Na’vi y no les gusta que les quiten sus tierras, pero lo que nunca se deja claro es que los Na’vi son una tribu colectivista donde no existen los derechos individuales y por lo tanto tampoco existen los derechos de propiedad. Obviamente el espectador típico se pone a favor de los Na’vi, mientras desconfía de los supuestos capitalistas y acaba odiándolos. (Una trama más interesante y apropiada habría sido que la mitad de los Na’vi quisieran negociar y vender, y la otra mitad se negara a ello, y ver cómo los derechos individuales vencen al final).

Pero hay otro mensaje subliminal aún más malvado. El pueblo Na’vi y su jungla son mostrados como paradisíacos e idílicos, mientras los terrícolas son mostrados como crueles, terribles y conflictivos. El líder de los terrícolas es un veterano de guerra mutilado en silla de ruedas que al entrar en el cuerpo de su Avatar Na’vi vuelve a convertirse en una persona completa y perfecta. Los Na’vi adoran su versión de Gaia, y se sienten «entrelazados a la perfección con la energía de todas las cosas». Los terrícolas “no saben lo que significa verde, pues lo han extinguido de su existencia hace mucho tiempo». Al ver esto le viene a uno a la mente lo que dice Ayn Rand sobre este tipo de credo: » Dios es no-hombre, cielo es no-tierra, alma es no-cuerpo, virtud es no-beneficio… «

Pues sí. Aunque a la mayoría de la gente le guste, qué pena que Avatar sea tan horrible.

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

 

Publicado por: diciembre 8, 2010 3:31 am

Deja tus comentarios

Sin comentarios

0 respuesta a “Avatar (Película)”

  • Anónimo says:

    Al señor Omingod:
    Con respecto a la primera pregunta, sí leí sobre el objetivismo.

    Sobre lo segundo, ¿todas las ideas de Newton son válidas?

    Y con respecto a lo último, bueno si tomamos a mil escritores, pensadores, filósofos y pseudo-filósofos es muy probable que, al menos dos, tengan diferencias abismales con respecto a lo que es libertad y a lo que su antónimo, esclavitud; pero, claro, están en todo su derecho a expresar lo que es libertad y considero que el que diga que su definición de libertad es la más acertada, pues tiene un poco de “actitud de soberbia”; aunque claro, debería tener la libertad para hacerlo. Es decir, ¿qué importancia tiene que los demás le den la razón si él o ella saben que la tienen? Otra cosa es que quieran difundir sus ideas y allí no hay una actitud soberbia, para nada.

    Al igual que no veo nada de malo que alguien quiera expresar sus ideas para vivir en sociedad, pero si hace eso debería, creo, estar de acuerdo con que otros también den la suya y considerar su idea o ideas mejorables porque, que yo sepa, aún hoy no nació un ser humano que sea perfecto por dentro y por fuera, libre del más mínimo error en su accionar o pensamiento.

  • Anónimo says:

    Al señor Omingod:

    Sobre la pregunta inicial, sí leí sobre el objetivismo. Sobre el ejemplo que mencionas, me parece extraño que nombres a Newton. Es decir, ¿escribes sobre “todas las ideas de Newton”?

    Pero sobre el tema de la libertad, ¿por qué debería leer a Rand o a cualquier otra persona, más allá de que el conocimiento siempre es bueno, para “analizar o ver si es correcto o no” mi concepción de libertad?, considero que las personas son libres de opinar acerca de la libertad, ¿valga galimatías? ¿Tú no piensas eso?, me parece bien.

    Es más, si un grupo optar por seguir el principio de “De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades” (K. Marx) están en libertad de hacerlo siempre y cuando no obliguen a otros a estar de acuerdo con ese estilo de vida.

    A Alberto

    … O también alguien puede desarrollar un tratamiento que cure algunos tipos de cánceres y negarse a dar a conocer ese tratamiento porque considera que es malo para la industria farmacéutica o porque el presidente del país en que desarrolló ese tratamiento le gusta usar corbatas rosas.

    En ambos casos, tal vez encontremos a personas que opinen que ese señor está actuando mal. En el segundo caso, alguien dirá que pese a su brillantez, ese científico está “loco”, o por lo pronto sufre algún tipo extraño de T.O.C y en el primer caso, “que tiene dado vuelta los valores” que antepone el dinero o a la vida.

    En todo caso, sea por una “enfermedad”, que si bien es tal (T.O.C.) no creo que afecte los “grados del bien ni del mal, así como tampoco su razonamiento” o porque tiene una escala de valores diferente, ese científico debería poder actuar conforme a lo que “se ordene él”.

  • Alberto says:

    «Sobre lo otro, imagino que el objetivismo también está de acuerdo con la libertad de elección. Capaz que alguien me dices, que el objetivismo estaría de acuerdo con la libertad siempre que esta tenga bases en un razonamiento, pero si alguien está de acuerdo en la libertad por un capricho, ¿quién podría negarle esa libertad siempre que no afecte a terceros directamente?»

    No sé si te refieres a esto, pero respondo a tu pregunta: Nadie.

    Básicamente, si no afecta de forma negativa a nadie más puedes hacer lo que quieras (comprar un loro, suicidarte, ir en coche o drogarte). Si alguien actúa por capricho, la responsabilidad es suya y solo suya de lo que le pase (aceptando que no afecte a terceros. Si afecta, ya entramos en el extenso campo de las leyes).

    Nadie puede obligarte a dejar el capricho y aceptar la razón, pero tú debes ser el responsable.

  • Anónimo says:

    Al señor César González:

    Las opiniones de Rand son tan válidas como las de otros (Marx, Kant, Aristóteles, Sartre, San Agustín, Santo Tomás de Aquino, etc.), no veo que tienen de “especiales”, así como no veo que tienen de “especiales” las ideas de las otras personas a las que hice referencia.

    Sobre lo otro, imagino que el objetivismo también está de acuerdo con la libertad de elección. Capaz que alguien me dices, que el objetivismo estaría de acuerdo con la libertad siempre que esta tenga bases en un razonamiento, pero si alguien está de acuerdo en la libertad por un capricho, ¿quién podría negarle esa libertad siempre que no afecte a terceros directamente?

    Además, también es posible que alguien que entiende perfectamente las ideas de Rand puede no compartirlas y tampoco veo nada de malo en eso.

    • Omingod says:

      jumoge@: ¿Has leído algo de Objetivismo? Si lo has hecho, sería bueno que lo repasaras.

      Lo que tienen de «especial» las ideas de Ayn Rand es que son *verdaderas*, o sea, que se corresponden con los hechos de la realidad. No se puede decir lo mismo de las ideas de Kant o de San Agustín. Por eso las de ella son válidas y las de los otros dos no lo son, de la misma forma que las ideas de Newton son válidas y las de los astrólogos de cualquier país y época no lo son. Si no ves nada de especial en eso, vuelve a leer las múltiples entradas sobre epistemología, formación de conceptos, verdad, etc.

      También te vendrá bien releer lo que es libertad, porque tu comentario deja patente que no llegas a entender ese concepto. No hay cómo refutar tus comentarios, porque no tienen sentido; tu forma de expresar ideas no es ni clara ni precisa. No te digo esto como crítica, sino como sugerencia, y espero que te lo tomes de esa forma. Saludos.

  • César González says:

    Supongo que al decir:»todo lo que escribió Ayn Rand a lo largo de su vida está bien, o que discrepar con algunos de sus puntos va en contra del objetivismo. «, te refieres a las conclusiones que llegó al observar, analizar y clasificar la realidad y que luego plasmó en sus libros. Presiento que lo dices de forma despectiva, queriendo probar que las ideas de Rand tan sólo son una opinión más en el gran saco de opiniones y puntos de vista que forma el mundo.

    Sí, tienes razón, la libertad de la que tanto pareces alardear te da el derecho de discrepar con las ideas objetivistas, pero si existe alguien que entiende perfectamente estas ideas y decide esquivarlas o pasarlas por debajo de la alfombra sólo para afirmar que orgullosamente está haciendo uso de su libertad, para mi personalmente, es un perfecto idiota.

  • Anónimo says:

    Hola.
    Primero me parece perfecto que cada uno tenga su punto de vista sobre esta película. Imagino que a algunos objetivistas les gustará y a otros no, y lo mismo puede decirse de capitalistas, socialistas, monárquicos, anarquistas, etc., etc. Después de todo, lo que debe primar, para mí, en cada ser humano es la libertad.

    Por otro lado, y voy más allá de este filme, no veo nada malo en que un grupo no desee comercializar con otro grupo o persona porque el precio acordado no es el adecuado, o porque los posibles compradores usan zapatillas de deportes, usan corbatas, etc. Alguien aquí podría señalar que eso está mal porque el grupo vendedor no razona la oferta, sino que tiene una actitud caprichosa. ¿Y? Actuar conforme a un capricho o a un razonamiento es una opción que se le puede dar a cada ser humano, y cada uno, para mí, debe ser libre de actuar por el modo en que desee siempre que no afecta los derechos directamente de terceros seres humanos. (Escribí derechos directamente porque convengamos que toda decisión en acción produce una concecuncia).

    Es como si alguien dijese que TODO lo que escribió Ayn Rand a lo largo de TODA su vida está bien, o que discrepar con algunos de sus puntos va en contra del objetivismo. ¿No sería un capricho esas afirmaciones? Bueno, creo que sí, pero que tiene que tener la libertad de hacerlo. Libertad.

  • Jorge Rucci says:

    Estimados, solo lean los relatos de la conquista de África y América por parte de los europeos y tendrán decenas de guiones iguales a Avatar. Es solo una película más de acción que no vale la pena verla dos veces.

  • Rapaz says:

    Un derecho, por su definición formal, no es una «necesidad», es una «deuda» que la sociedad tiene contigo. El que los derechos sean necesarios es otro tema. (Quienes inventaron la palabra derecho fueron los antiguos romanos, y sus derechos eran de hecho privilegios positivos.)
    Ayn Rand habla efectivamente de unas necesidades sagradas e inalienables para que el ser humano pueda vivir de forma libre y autónoma, pero el concepto de derecho va bastante más allá de la simple necesidad.
    Creo que si bien las necesidades son naturales, el convertirlas en derechos es algo artificial, y por eso los considero valiosos.

    Y no necesitas vivir en sociedad para que violen tus derechos o «necesidades sagradas». Podría ocurrir en una jungla donde otra persona, siendo más fuerte, te robara o te matara. Juntar o sumar a dos personas, por sí solo, no hace una sociedad.
    Y mantengo que en la selva, los seres humanos tendrían los mismos derechos que cualquier animal.

    Respecto a la referencia de la isla desierta, la conozco, y rotundamente no estoy deacuerdo con ella. Atendiendo al derecho de la vida y al derecho de la libertad, no creo que el suicidio sea algo inmoral. Es un ejercicio de libertad, de disponer de la vida de uno mismo sin interferir en la de nadie.
    Mantengo que el derecho a la vida quiere decir: «nadie tiene derecho a asesinar». La idea de que «nadie tiene derecho a suicidarse», a mi juicio, iría en contra del derecho a la libertad, pues la vida pasaría de ser un derecho a ser un imperativo. La libertad, entendida como no-coacción, incluye la libertad para morir.
    Es más, si el «derecho a la vida» de Ayn Rand incluyera la vida de uno mismo y cuestiones como el suicidio o la auto-preservación, estaríamos convirtiéndolo en un derecho positivo, pues para vivir no te basta con respetarte negativamente.

    Mantengo una vez más la idea de los derechos positivos.
    «Lo que quiere decir Ayn Rand es que los derechos se fundamentan en la propia naturaleza humana aunque cobre sentido su protección y garantía en el ámbito de las relaciones sociales entre seres humanos.»
    Cuando Ayn Rand habló de los derechos negativos, sólo habló de su cumplimiento, que efectivamente es negativo, pues para respetar la vida, la libertad y la propiedad de otras personas, sólo hace falta respeto.
    Eso es en la teoría. En la vida real, la norma de «nadie tiene derecho a asesinar» requiere de una protección activa, igual que la norma de «nadie tiene derecho a robar» requiere una reparación. Es más (y esto es una valoración puramente sentimental), me cuesta imaginar que un defensor de los derechos individuales que se quede indiferente ante una violación de los mismos. Creo que, cuando realmente se desea justicia y se está dispuesto a luchar por ella, no es justicia sólo para uno mismo. Hay una interesante y preciosa referencia a ello en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos…

  • Rapaz says:

    Respecto a lo de la práctica, creo efectivamente que el capitalismo genera prosperidad. Del mismo modo creo que si un vendedor y un comprador se ponen deacuerdo teniendo plena conciencia de lo que van a intercambiar, nadie debería tener derecho a interferir.
    Sobre si venderle absolutamente cualquier cosa a absolutamente cualquier ser humano, eso ya es otro cantar sobre el cual tengo mis serias dudas. Aunque también supongo que, tal y como están las cosas, en el fondo casi cualquiera puede acceder a casi cualquier cosa.

    Yo diría más bien que la base de todos los derechos es la libertad, y la propiedad es una extensión natural de la misma.
    De todas formas, los objetivistas tendéis a hablar de los derechos (los tres derechos del invididuo) como algo inherente a la condición humana del individuo, totalmente al margen de las normas sociales o políticas, pues afirmáis que sin ellos, un humano no puede vivir como humano. Lo que hicieron los americanos con los indios, del mismo modo que lo que hicieron los europeos con los pre-colombinos, matar y esclavizar, sí lo podríais juzgar como una violación de derechos.
    Estoy convencido de que Ayn Rand lo habría hecho.

    Y sí, creo que Ayn Rand se equivocó en algunas cosas, especialmente en los derechos negativos. Personalmente, los considero tan sagrados, valiosos e indispensables como los consideraba ella, pero rechazo categóricamente la idea de que existen al margen de la sociedad. De hecho, por eso los considero valiosos.
    Igualmente, rechazo la idea de que son negativos. Como mucho, son negativos en su cumplimiento, pero para que un derecho sea real debe contar además con una protección y una reparación. Esta idea parte de la reflexión del filósofo Henry Shue.

  • Rapaz says:

    Señor Miguel, está usted buscándole cinco pies a un gato no mutante. En la película no hay ninguna escena que sugiera que los Na’vi son colectivistas, ni marxistas ni nada por el estilo. Y nosotros nunca hemos dicho que el capitalismo sea malo o viole los derechos de nadie. Insistimos en que la película no critica el capitalismo, sino la coerción y la violencia. Y no, yo por mi parte no soy marxista, ni socialista. La idea del libre mercado me parece muy positiva, aunque más por razones prácticas que morales.

    De todas formas, conozco bien la filosofía del Objetivismo. He leído los principales libros y textos de Ayn Rand, pero eso no quiere decir que esté deacuerdo con ella. Es más, creo que en algunas ocasiones (no muchas, pero sí de temas importantes) no supo de lo que hablaba. Otro día seguiremos.

  • Rapaz says:

    Buena observación, fractal23. No sé de dónde han sacado estos estos liberalillos el tema del capitalismo.

  • Rapaz says:

    Un individuo sí puede reemplazar la razón por el dinero, en eso consiste el mercenarismo. Hay gente que hace cualquier cosa por dinero, es la triste realidad, y eso es lo que denuncia la película: las violaciones de derechos, y no otra cosa.

    Y dejémonos de chorradas. La película no pone el interés personal como algo malo, ni mucho menos. Todos los personajes que viajan al planeta están allí por intereses personales; no hay más que ver al personaje de Sigourney Weaver, que siente más amor por ese mundo y sus plantas que por la Tierra y casi todas las personas que le rodean. Los personajes de Michelle Rodriguez y Joel David Moore lo mismo. El protagonista, Sam Worthington, viajará a ese planeta esperando poder curarse su parálisis, pero se echará atrás por dos razones. La primera será el respeto a los derechos de otros seres. La segunda es el amor, un amor tan fuerte que le llevará a convertirse en un ser alienígena y a quedarse a vivir en ese mundo lejano, dejando atrás prácticamente todo. Esa historia es un alegato a la voluntad, a la valentía y a lanzarse con toda fuerza posible hacia lo que uno realmente ama.

    ¿Ganar dinero propalando bazofia? Esto empieza a parecer una pataleta de niños. Lo de «propalar bazofia» os lo acabo de poner al revés. Y sí, los zapateros hacen sus zapatos para venderlo.
    Esto empieza a parecerse a eso de que el hockey sobre hielo es un deporte racista porque los jugadores le dan golpes a un disco negro sobre una pista blanca…
    Lo demás es conversación.

  • fractal23 says:

    Bueno no acabo de entender lo que se critica aquí. Dado que según lo que voy aprendiendo de ustedes los agresores simplemente no son capitlistas según su sistema de pensamiento ¿? Serian socialistas. Es decir, el grupo agresor (que es terrestre no americano- aunque si se entiende el paralelismo) podria perfectamente provenir de una sociedad con una organización social de tipo sovietica, o de un grupo de socialistas como el que promueven los «iluminati» (si existen) o los socialistas fabianos.

    En todo caso sí que expresa caricaturizando, el choque entre entre dos comunidades una tribal cazadora recolectora y una tecnológica-militar, y en ese choque se muestra algo que sí sucede continuamente, y ha sucedido: Una acción de agresión y robo por parte de la sociedad tecnificada con sentido de propiedad colectivista (de hecho la propiedad de una corporación es de los accionistas y ellos constituyen una colectividad) sobre una sociedad primitiva sin sentido de la propiedad (los cazadores recolectores carecen de sentido de propiedad respecto a la tierra, viven en un gran supermercado de acceso libre con una visión animista)
    Sería interesante entender como se entiende la propiedad privada por parte del objetivismo cuando se trata con culturas de este tipo… me refiero a que hay comunidades que viven no gracias a la producción de bienes sino gracias a estar en un ambiente prospero, que les dota de medios para la subsistencia. Estas comunidades – no las idealizo solo las contemplo – permiten a los individuos en ejercicio de su libertad optar por una forma de vida en la que ninguna de las clasificaciones de los marxistas encaja de ningun modo, como tampoco las del capitalismo – y sin embargo son seres a los que no se reconoce ninguna propiedad colectiva, las sociedades más organizadas ya sean esclavistas (roma), feudalistas (españa), capitalistas (britanicos) o de cualquier tipo nunca llegan de forma completamente honestas – generan un sistema legal ajeno a su visión del mundo y les obligan a aceptar ese esquema – ya sea creando naciones que dividen las tierras de los nómadas, creando títulos de propiedad que ignoran los derechos de usufructo de las tribus (grupos de familas) que ellos han ejercido.
    Como digo, no los idealizo, solo intento ver donde chocan la forma de entender el mundo de diferentes grupos humanos y lo dificil que es saber donde la propiedad es privada o colectiva.
    ¿Es la propiedad de una corporación privada? ¿Existe un senido de propiedad de los recursos (con derechos y libertades) en una comunidad de pastores nómadas o de cazadores recolectores?
    Yo no lo se… Creo que el problema surgió en el neolitico cuando se comezó a parcelar para la agricultura.

  • Rapaz says:

    Chicos, si aceptamos que el capitalismo es incompatible con la esclavitud y el robo, entonces «Avatar» no pretende denunciar el capitalismo. Pretende denunciar las violaciones de derechos. Y sí, en el argumento, estas violaciones se cometen en nombre de una empresa y del lucro. Pero en el guión no aparece la palabra «capitalismo» ni una sola vez.

    Y los Na’vi no son hippies, ni altruistas ni colectivistas. Son una civilización sin tecnología, y punto. Si aquí denunciamos el colectivismo es porque suele ser sinónimo de violencia, coerción y robo; en la película, los Na’vi no hacen esto en ningún momento. Hay algún personaje que es más violento que los otros, hay algún personaje que es el líder al que todos siguen de forma voluntaria, pero en la película nunca se habla del robo o la coerción como un rasgo de esta cultura alienígena.

    Lo que la película critica y defenestra es que, en el futuro, podamos reemplazar la razón por el dinero. No hay razón para rizar más el rizo. Y si la hay, desde luego la pobre crítica realizada en esta página no se acerca siquiera a indagarlo.

  • Alpha_columbia says:

    Es curioso la relacion «Significante-Significado» que tienen algunos del capitalismo..

  • Luciano says:

    «Ningún capitalista se apoderaría del mineral por la fuerza.»
    Esto es en serio?

    • omingod says:

      Totalmente en serio, no podría ser de otra forma. Los capitalistas no usan la fuerza, usan el libre intercambio para enriquecerse, o sea, ofrecen un valor que ellos producen y lo cambian por un valor producido por otros. Son los gobiernos (o los otros delincuentes, los vulgares, los ilegales no-institucionalizados) quienes usan la fuerza contra sus propios ciudadanos y contra otros países. Lee «Capitalismo: El Ideal Desconocido» si estás interesado en estas ideas.

      (Ah, después de contestarte arriba he leído tus otros posts y ahora entiendo que eres ecologista total. Bueno, no hay mucho más que decir, el video de referencia lo dice todo en cuanto a la esencia del movimiento que dices apoyar. Hay mucho material sobre ecología en Objetivismo.org, pero como no creo que vayas a cambiar de opinión, sólo te diré que no estamos de acuerdo con tus premisas. Por su naturaleza, el hombre tiene que dominar — y sí, explotar — el planeta Tierra para poder sobrevivir.)

  • Alvaro Rojas says:

    Jajaja… Cuando yo la vi dije: «Que acaso no es «Danza con Lobos», pero en version Espacial»…

    Efectos buenos, trama pobre y repetida… y ahora me doy cuenta, gracias a los comentarios, que ademas es simplista….

  • FREEBIRD says:

    Cuando yo vi esa pelicula no me gusto. Bueno, si me gusto en el sentido de la imaginacion y la creatividad, casi llore al ver tanta belleza en el planeta extraño, todas esas plantas enormes y bonitas, me quede impresionado. es lo unico que realmente me gusto de la pelicula.

    por lo demas, resumiendolo a su estructura mas simple, es la siguiente:

    los malos malisimos americanos llegan a un planeta bonito limpio y con extraterrestres hippies, y por la fuerza les quitan sus recursos materiales. punto final.

    Es exactamente el mismo esquema que «bailando con lobos» por ejemplo, e incluso mucha gente lo compararia a la guerra de Iraq.

    pero como dice en el texto, realmente los que abogan por el individualismo, la propiedad privada, el derecho a la vida, son los capitalistas, no los ecologistas y demas ideologias esclavistas.

    un verdadero capitalista habria intentado negociar por todos los medios, pero nunca llevarse eso por la fuerza, ya que tiene propietarios, y es propiedad privada. Es como si yo ahora le robo una guitarra electrica a mi amigo por que no me la quiere vender. Que tiene esto de capitalismo? nada.

    Peor aun, los que realmente ROBAn la propiedad privada son las ideologias colectivistas, como el comunismo, que no solo roba tus recursos, tu tiempo, tu trabajo para un fin mayor (el bien comun) si no que te roba tu identidad, tu propiedad privada, y por lo tanto, tu esencia de vida. ESO es robar.
    Lo que pasa es que hoy en dia se ha simplificado la politica hasta tal punto de que se ponen a los unos como los malvados malos malos y a los otros como unos santos. Y luego van alardeando de que son libres y que a los demas les han lavado el cerebro.. en fin.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»