Spotlight (Película)

Archivado en: , , , 4 Comentarios

 

spotlightSpotlight – “En primera plana”

Eres una madre soltera de un hogar con tres hijos, y el párroco de tu iglesia acaba de abusar de uno de ellos. Estás en la comisaría, y oyes de boca de una autoridad de la Iglesia una frase que se puede resumir en “…debes tener en cuenta el enorme valor del servicio que el padre X presta a los más desfavorecidos de esta ciudad, y a su comunidad.”

Así empieza Spotlight, la última ganadora del Oscar a la mejor película, del director Tom McCarthy, la historia de un equipo de investigación del periódico Boston Globe que investiga los abusos de un párroco a un menor. Un pequeño grupo dentro del periódico, conocido como “Spotlight”, consigue investigar por su cuenta hasta revelar la complicidad del cardenal arzobispo de la ciudad en decenas de casos de abuso a menores durante décadas.

“No importa que unos cuantos sufran, si muchos otros se benefician”, es el significado real de la frase con la que abre la película.

Es una posición que sigue latente en la Iglesia Católica, y que sus defensores no se esfuerzan en disimular.

En la película, basada en una historia real, el Cardenal Law no sólo permite durante años los abusos sistemáticos a menores por parte de párrocos de Boston, sino que después de haber sido descubierto, Law no va a la cárcel, sino que es trasladado a Roma para ocupar un puesto de importancia allí. Ni siquiera la polémica suscitada por los innumerables casos de abusos sacados a la luz en todo el mundo logra encarcelar a los miserables.

Al ir viendo desarrollarse la trama, uno no puede dejar de preguntarse: ¿Qué está fallando? Si hoy encarcelan a gente por el hecho de guardar pornografía infantil en sus ordenadores, ¿por qué no hay más curas encarcelados? ¿Cuántos curas has oído, en las noticias, que hayan ingresado en prisión por abusar de menores? ¿Hasta dónde se extiende la corrupción religiosa? ¿Hasta dónde se extiende la influencia de la Iglesia?

Lo más terrible que revela la película es la enorme presión que recibe el equipo de Spotlight para que detenga su investigación y así no perjudicar a la institución eclesiástica que “tanto bien traía a la ciudad de Boston”. Algunos miembros de la Iglesia Católica (incluso algunos de sus feligreses) preferieron presionar al equipo de periodistas en vez de cuestionar si sus líderes religiosos, los representantes oficiales de su fe, no encarnaban la palabra y obra de su Dios en este mundo. Es el miedo hecho voluntad.

Es de admirar el hecho de que una gran mayoría de los lectores del Globe fueran católicos; o sea, el periódico no siguió ningún sesgo ideológico, llegando incluso a arriesgar su viabilidad como empresa al publicar un tema tan contrario al posible interés de sus lectores, todo ello para denunciar lo que estaba mal, con la certeza de que la razón estaba con ellos. El premio Pulitzer que posteriormente se les entregó (en la vida real) no fue más que una materialización de esa razón, un acto de justa recompensa. Eso fue justicia verdadera y válida, como debe entenderse, no el tipo de justicia que jamás aplicó su castigo merecido a los pederastas.

Otro aspecto positivo en la película está en la respuesta de uno de los periodistas a la pregunta de un juez, cuando el equipo de Spotlight exige acceso a documentos que demostrarían la complicidad del cardenal. “¿Qué responsabilidad editorial tendría el periódico si publicase algo tan delicado?” pregunta el Juez. A lo que el periodista responde: “¿Qué responsabilidad editorial tendría si no lo hiciese?”

Es obvio el compromiso que lleva a esos periodistas a buscar la verdad, a llegar al fondo de los hechos. Su integridad periodística se vuelve explícita al debatir en qué momento deben publicar la noticia.

Parte del equipo desea publicar la noticia de inmediato, precipitándose, dejando cosas sin contrastar y sin probar fehacientemente; otra parte (que incluye al jefe) decide recopilar la información necesaria para emitir una noticia sólo cuando haya sido plenamente contrastada, evitando el sensacionalismo.

Vale la pena ver la película, y cómo la realidad acaba imponiéndose con toda su crudeza y con todo su absolutismo.

# # #

por Iván Mejía, colaborador de Objetivismo Internacional

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

Publicado por: marzo 9, 2016 12:05 am

4 Comentarios

4 Comentarios

4 respuesta a “Spotlight (Película)”

  • Clara Salazar says:

    Una historia que nos recuerda lo que trata el periodismo de investigación, sin exageraciones ni reporteros que pasan del “anonimato” a la gloria sin precedente al conseguir el titular. En definitiva lo que destaca de la película “En primera plana” es la forma en la que aborda todo el labor periodístico frente a uno de los temas más controversiales que ha enfrentado nuestra sociedad y país. Una historia contundente, precisa y que a pesar de que mantiene en ocasiones un ritmo narrativo un poco lento mientras se desarrolla, es capaz de tocar esa fibra sensible y mostrar a la audiencia una nueva cara de los casos de pederastia que se suscitaron (la pueden revisar aquí http://mx.hbomax.tv/movie/TTL603385/En-Primera-Plana) También cabe destacar las actuaciones ayudaron mucho para que la película no pasara desapercibida.

  • G Truchuelo R says:

    Me ha encantado el artículo. Ahora me han entrado ganas de verla!

  • Anónimo says:

    Atención, destripe de la película. Si no la vio, y quiere hacerlo, tal vez sea bueno que no lea mi comentario.

    Casi al final del filme, el personaje interpretado por Michael Keaton, confiesa que tuvo información acerca de los abusos pero que no investigó a fondo, sino que simplemente publicó una nota informativa en la sección metropolitana. O sea, ellos se muestran como seres humanos con errores y aciertos. También, se muestra que el grupo empezó a investigar esos abusos por la llegada de un editor judío, o sea alguien no católico (si hubiese sido musulmán, ateo, agnóstico e incluso protestante, tal vez la cosa habría sido igual).
    Y eso me trae a la memoria, que muchas veces las personas que son adeptas a determinada religión, ideología, forma de vida, etcétera, etcétera miran solamente el árbol, pero no el bosque.
    Por otro lado, me gustaría saber si el cardenal que se menciona, alguna vez fue procesado por la justicia estadounidense por lo que la película denuncia. Tal vez no porque se fue a vivir a Roma, pero ¿pidieron su extradición? Ojo, con esto no quiero decir que lo que relata la película no sea verdad, simplemente no soy abogado estadounidense ni tengo la información de primera mano para analizar. Ahora bien, si la historia es 100% fidedigna, mi total repudio.

  • JUAN ANTONIO says:

    Al leer este artículo, excelente por cierto, me ha venido a la cabeza otra lucha que llevan muchas personas en España, tratando de esclarecer uno de los más crueles atentados terroristas sufridos en este país. Me refiero a los atentados del 11 de Marzo de 2004, que produjeron 192 muertos y cientos de mutilados. Existen personas que no se han dejado engañar miserablemente por una versión oficial, absolutamente manipulada y falsa de toda falsedad. Seguimos a estas alturas sin saber prácticamente nada de aquellos atentados, ni quién los planificó, ni porqué, ni para qué. Sólo una maraña de mentiras,y una tupida red destinada a impedir que se sepa toda la verdad de lo que pasó. Desde estas páginas todo mi aprecio y admiración para los que siguen investigando y luchando por la verdad, creo sinceramente que es preferible el conocimiento a vivir perpetuamente en la ignorancia. Se lo debemos a esas 192 personas cobardemente asesinadas en una fría mañana de invierno. Malditos sean los verdaderos responsables.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»